De todos los problemas digestivos, quizá el más molesto sean los gases intestinales.

Suelen aparecer en los momentos más inoportunos y si no los liberas, producen un dolor abdominal intenso, junto con ruidos que dejan al descubierto lo que está pasando dentro de ti.

A pesar de ser un proceso natural, las normas sociales nos obligan a retenerlos cuando estamos en público, así que una situación como esta puede dificultar nuestras relaciones sociales.

Sin embargo, por mucho que nos empeñemos en ocultarnos, son un gran indicador de nuestro estado de salud.

Se originan al final de la digestión, por lo que nos sirven para señalarnos si existe algún problema en el proceso o no.

Como sabemos, la metabolización de los alimentos es fundamental para nuestro bienestar físico y mental.

Está implicada en la fuerza del sistema inmunitario y en la segregación de hormonas que nos ayudan a mantener a raya la ansiedad y la tristeza.

Por tanto, es hora de que comencemos a observarlos con más detenimiento.

Evita los prejuicios y sus estigmas. Recuerda que son un fenómeno tan natural como otro cualquiera, como estornudar o sentir picor.

Es necesario que aprendamos a aceptar los flujos y reacciones de nuestro organismo.

Qué indican los gases intestinales sobre tu salud

Colon irritable

Aunque este síndrome se suele detectar cuando pasamos por períodos de estreñimiento y diarrea, la abundancia de flatulencia es la primera etapa.

  • Lo normal es tener menos de 14 episodios al día.
  • En el caso del colon irritable, no solo son más frecuentes sino que el olor es mucho más fuerte de lo habitual.
  • Si has percibido un cambio en este sentido, quizá deberías plantearte ir al médico.

Malos hábitos alimenticios

Cuando comes demasiado rápido, la digestión es problemática. El aparato digestivo no tiene el tiempo suficiente para crear los ácidos y jugos necesarios para sintetizar los alimentos.

  • En consecuencia, se originan gases u otros problemas de tránsito intestinales.
  • Al hacerlo de una manera continuada, es probable que aparezcan infecciones o se desarrollen alergias que provoquen exceso de flatulencias.

Los gases intestinales son síntomas de úlceras y parásitos

Estos indican la presencia de elementos extraños en nuestros órganos y heridas o úlceras. Además, suelen venir acompañados con eructos.

Como dichas circunstancias no son producto de un hábito, si padeces alguna de estas dificultades, notarás cambios en este sentido.

Por tanto, acude al especialista en el instante en que detectes dicha alteración. Son afecciones fáciles de tratar si se toman a tiempo.

Sensibilidad a determinados alimentos y bebidas

Es común que pensemos solo en alergias cuando hablamos de este campo. Sin embargo, no siempre tenemos fuertes reacciones a elementos que no nos sientan del todo bien.

Puede que nuestro organismo genere gases intestinales para decirte que no metabolizas una sustancia de manera adecuada, aunque no responda con un rechazo de naturaleza autoinmunitaria.

Lo ideal es que compruebes cuándo se producen en mayor cantidad y cuándo no. Así descubrirás cuál es el obstáculo.

Efectos secundarios de un medicamento

Este es el más fácil de notar y el menos preocupante, a menos que se trate de un tratamiento de una enfermedad crónica. Surgirá en cuanto inicies la terapia.

Cuando esta es temporal, generalmente no te supondrá un problema. Sin embargo, no sucederá lo mismo si es una estrategia a largo plazo. En este último caso, te recomendamos que se lo cuentes a tu médico.

  • Es habitual que haya más de una alternativa farmacológica para una misma dolencia, por lo que podrá sustituirlo por otro que te vaya mejor con facilidad.

Es cierto que los gases intestinales son un engorro, pero también lo es que su aparición puede impedir que una pequeña contrariedad se convierta en una mayor.

Siempre que te sea posible, dales libertad y obsérvalos, ¿huelen peor ahora? ¿Son más frecuentes? ¿Tienes etapas en los que te incomodan y otros en los que apenas hacen acto de presencia?

Todos estos datos son importantes para asegurarte de que todo va bien o para advertirte de que tienes que hacer alguna visita al médico.

Fuente