Camara de Diputados

SANTO DOMINGO.- La Cámara de Diputados aprobó ayer el contrato de préstamo por US$632,500,000 que firmó el Gobierno dominicano, a través del Ministerio de Hacienda, con el Deutsche Bank de Alemania y el Banco Santander, sucursal Milán, para el financiamiento de las plantas a carbón.

El contrato, firmado el pasado 20 de mayo, había sido aprobado por el Senado a finales del mes pasado. De los recursos, US$550,000,000 se destinarían al proyecto Central Termoeléctrica Punta Catalina, que construye el Gobierno a través de la Corporación Dominicana de Empresas Eléctricas Estatales (CDEEE) y que está conformado por dos plantas de 360 MW, que generarán a partir de la quema de carbón mineral.

Los otros US$82,500,000 cubrirían el 100% de la prima de seguros de la Compañía Italiana de Crédito a la Exportación (SACE), según se indica en el documento que envió el Poder Ejecutivo al Congreso, demandando su aprobación.

Conforme al proyecto, el país pagará una comisión de estructuración de 2.275% del monto total del contrato de préstamo, una comisión de compromiso de 0.80% anual sobre el monto disponible del préstamo, una comisión de administración de 0.80% del monto total del préstamo, y una comisión de agencia por un monto de US$100,000 anuales durante el plazo del empréstito.

Diputados del PRM objetan préstamo

El bloque de diputados del Partido Revolucionario Moderno (PRM) calificó como un “acto de imprudencia” la decisión de la mayoría oficialista de aprobar un préstamo de US$632,500,000 para la construcción de dos plantas de carbón a cargo de la empresa Odebrecht, en Punta Catalina, Baní, en medio de cuestionamientos por presuntos actos de corrupción atribuidos a esa firma brasileña.

Tras justificar su rechazo al préstamo aprobado por los diputados del PLD, del PRD y del PRSC, el bloque opositor considera que existen razones legítimas para cuestionar esa decisión.

Los diputados del PRM deploran que sus colegas ignoraron sus reparos de que se aplazara el conocimiento del préstamo hasta tanto se esclarezcan las denuncias de corrupción que mantienen en prisión a los principales ejecutivos de la firma constructora brasileña, “precisamente por operaciones como la del contrato de las plantas de Punta Catalina, en cuya licitación se hicieron denuncias que pusieron en entredicho el adecuado proceder de funcionarios dominicanos”.

Entienden que al propio presidente Danilo Medina, quien solicitó el préstamo, le corresponde actuar con cautela en un caso tan cuestionado, ya que se produjeron denuncias periodísticas de que para la aprobación de este contrato a favor de Odebretch se practicó una operación de lobismo al más alto nivel.

FUENTE