¿Hacemos un mal uso de los antiinflamatorios? La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios dice que sí. Tomamos ibuprofeno o paracetamol para la jaqueca, para el dolor de espalda, para la gripe, para la resaca… Nada extraño porque como se venden sin receta puede parecer que son inocuos, sin embargo las autoridades sanitarias nos advierten de que el exceso de ibuprofeno, como de muchos otros antiinflamatorios no esteroideos, puede provocar riesgos cardiovasculares.

Ahora bien y siempre y cuando sean dolores comunes y no muy agudos, como un dolor de cabeza o articular-, a nuestro alcance tenemos algunos remedios naturales para reducir las molestias y la inflamación: desde hacer ejercicio a los masajes terapéuticos, pasando por una infusión o preparados de estas plantas medicinales.

La tisana por excelencia para el dolor de cabeza. Entre los remedios naturales que copan los libros de botánica y plantas medicinales, encontramos esta infusión para este mal tan corriente. Se toman 5 gramos de salvia, 5 gramos de tomillo, 5 gramos de tilo y 5 gramos de verbena, que se vierten en una taza de agua hirviendo y se dejan en infusión durante cinco minutos aproximadamente. Se recomienda beber las veces que sean necesarias.

Si tu dolor de cabeza es por una mala digestión. El estudioso etnobotánico francés Pierre Lieutaghi, quien lleva más de media vida intentando comprender las relaciones entre los humanos y su entorno vegetal, descubrió para los que sufren de espasmos gástricos una infusión ‘milagrosa’: 15 gramos de la planta entera del trébol de agua y 15 gramos de raíz de angélica, en infusión, en un litro de agua hirviendo durante aproximadamente una hora. La recomendación es tomar una taza al final de cada comida principal. O, también, 50 gramos de flores de lavanda en un litro de agua hirviendo. Hacer una infusión durante 10 minutos y beber dosis diarias de 3 a 4 tazas, preferiblemente entre comidas.

El remedio natural para el dolor de espalda. Especialmente para la lumbalgia, ya sea por un origen reumático o dolor provocado por un esfuerzo brusco, una mala postura… Los fitoterapeutas recomiendan una cataplasma de cebada. ¿Cómo prepararla? En un vaso pequeño, mezclar vinagre con harina de cebada, hasta obtener una pasta lo bastante líquida. Cocerla y retirarla del fuego una vez se haya evaporado todo el líquido; después verterla sobre una gasa o un trozo de algodón y aplicar sobre las partes doloridas.

Contra los dolores menstruales. Existe una vieja receta para los días de regla, pero también efectiva para los dolores de cabeza o para el insomnio, en la que se extraen las propiedades terapéuticas del orégano. La infusión es sencilla de preparar: añadir en una taza de agua muy caliente una cucharadita de flores secas de orégano; tras filtrarlo, añade miel y bébelo caliente. Puedes tomar una o dos tazas diarias. También se suele recomendar la tisana de semillas de hinojo.

Las mejores hierbas para la artritis. Para la inflamación de las articulaciones, incluso cuando esta es crónica, los especialistas en fitoterapia aconsejan tomar la infusión siguiente, que deberemos tomar cuatro veces diarias: cuatro rodajas de limón, 5 gramos de lavanda y 5 de grama para un litro de agua. Los expertos también aconsejan alternar con otra infusión compuesta por 5 gramos de manzanilla, 5 gramos de lavanda, 10 gramos de violeta y 10 de flores de salvia (para un litro de agua). Otra planta recomendada para esta afección es la ortiga.

Fuente

Loading...