El presidente de EE.UU. Donald Trump emitió una amenaza velada este viernes al despedido director del FBI, James Comey. “James Comey debería esperar que no haya ‘grabaciones’ de nuestras conversaciones antes de que empiece a filtrarlas a la prensa”, dijo el presidente.

El tweet marca un desarrollo extraordinario en la disputa entre Trump y las agencias que investigan los lazos entre su campaña y Rusia.

Cuando Trump destituyó a Comey a principios de esta semana, obtuvo comparaciones con el presidente Richard Nixon y su infame decisión de eliminar al fiscal especial que investigaba los crímenes de Watergate en 1973. El escándalo de Watergate se aceleró drásticamente cuando se reveló que Nixon grababa conversaciones en la Casa Blanca. Trump no dio más detalles sobre si estaba grabando conversaciones.

Trump invocó al exdirector de Inteligencia Nacional James Clapper, quien testificó ante el Senado a principios de esta semana, de que no estaba al tanto de ninguna evidencia que demostraba una connivencia entre la campaña de Trump y Rusia.

“Cuando James Clapper, y prácticamente todos los demás con conocimiento de la caza de brujas dicen que no hay colusión, ¿cuándo termina?”, añadió Trump en un tuit.

Clapper, sin embargo, dijo que él no había sido consciente de una investigación del FBI sobre el asunto hasta que Comey lo anunció al público en una audiencia de la Cámara en marzo. Y no está claro cuánto sabría Clapper acerca de los avances en la investigación después de que dejara su cargo a principios de este año.

No es inusual que los presidentes graben conversaciones con y sin el conocimiento de los participantes. Seis presidentes secretamente grabaron reuniones y conversaciones telefónicas entre 1940 y 1973, según el historiador y colaborador de CNN, Julian Zelizer.

Este jueves, Trump, comentando el despido de Comey, dijo a NBC News que estaba frustrado por la investigación en curso y creía que estaba motivado por la furia de los demócratas por perder las elecciones.

Trump dijo a Lester Holt, de NBC: “Y de hecho, cuando decidí hacerlo, me dije: ‘¿Sabes? Esta cosa de Rusia con Trump y Rusia es una historia inventada, es una excusa de los demócratas para haber perdido una elección que deberían haber ganado'”.

FUENTE