Trump-Aborto-Raccoon Knows

Donald Trump apareció el viernes para revertir nuevamente su posición sobre el aborto y argumentó que las leyes federales no deberían ser cambiadas para proscribir el procedimiento.

“En este momento las leyes están establecidas y pienso que debemos dejarlas de esa manera”, dijo Trump el viernes en una entrevista con el programa “Face the Nation” de CBS. La entrevista completa saldrá al aire el domingo por la mañana.

Pero poco después de que los comentarios se hicieran públicos, Hope Hicks, vocera de la campaña de Trump, dijo que Trump estaba dando “un informe preciso de la ley así como es hoy y dejó claro que debe permanecer de esa manera por ahora… hasta que él sea presidente. Entonces él cambiará la ley mediante sus nombramientos judiciales para así permitir que los estados protejan a los no nacidos. No hay nada nuevo o diferente aquí”.

La campaña de Trump ha estado envuelta en controversia desde el miércoles, cuando él le dijo a Chris Matthews de MSNBC que las mujeres que se someten a abortos deberían enfrentar “alguna forma de castigo” si el procedimiento fuera ilegal. Él se retractó de esa declaración en cuestión de horas en medio de la condena de ambos partidos y dijo que si el aborto fuese prohibido, serían los doctores, no las mujeres, quienes enfrentarían el castigo.

Trump ha expresado una posición en contra del aborto durante su ascenso hasta el puesto más alto en la contienda presidencial republicana. Apenas el miércoles, Trump le dijo a Matthews: “tienes que prohibirlo (el aborto)”. En la entrevista de CBS, él dijo que “le habría gustado” que el aborto se decidiera estado por estado.

El aborto ha sido legal en todo el país desde la decisión de la Corte Suprema en el caso Roe versus Wade de 1973.

Un problema social crucial

Los rodeos del favorito del Partido Republicano sobre el tema plantean inquietudes sobre su autenticidad sobre el asunto social decisivo y podría debilitar el apoyo del que ha disfrutado entre los votantes socialmente conservadores y evangélicos.

El multimillonario de Nueva York ha proclamado constantemente en el trayecto de la campaña que él está “muy a favor de la vida” y “firme a favor de la vida”, pero su última declaración puso a Trump más cerca de políticos que creen que el aborto debe seguir siendo legal en Estados Unidos.

Trump solía apoyar el derecho al aborto, y en una entrevista de 1999 con el programa “Meet the Press” de NBC dijo que era “muy proelección” y que se oponía a cualquier prohibición del aborto, incluyendo la prohibición de abortos tardíos.

Pero a medida que cortejó a la base conservadora del Partido Republicano en los años recientes y antes de lanzar su candidatura presidencial, Trump plantó con firmeza su bandera en el campo en contra del aborto.

Él ha dicho que ha “evolucionado” en cuanto al asunto y explicó que él cambió su punto de vista respecto a que si el aborto debía ser proscrito en base a la experiencia de uno de sus amigos.

“Una de las razones principales por las que cambié fue porque la esposa de un amigo mío estaba embarazada y él realmente no quería al bebé. Él lloraba mientras me contaba la historia. Él terminó teniendo al bebé y el bebé es la luz de sus ojos. Es lo más grande que le ha sucedido en su vida. Y sabes, hablamos de un bebé al que no se le iba a permitir nacer. Escuché esta y otras historias, y estoy a favor de la vida”, dijo Trump en una entrevista en 2011 con la cadena Christian Broadcasting Network.

Trump ha compartido esa historia en repetidas ocasiones a lo largo de la campaña, en concentraciones y en entrevistas en las que ha tratado de convencer a los votantes sociales conservadores y evangélicos acerca de la autenticidad de su cambio de opinión sobre el tema.

Justo la semana pasada, Trump sugirió que consideraría la opinión respecto al aborto de un juez al contemplar a sus nominados para la Corte Suprema.

“Sí, vamos a ver eso, lo vamos a ver… será a favor de la vida”, dijo Trump en una conferencia de prensa en Washington la semana pasada cuando se le cuestionó sobre si consideraría el punto de vista de un candidato potencial sobre el aborto como una prueba determinante.

FUENTE