Donald Trump-Corea del Norte-Raccoonknows.jpg

 

El presidente Donald Trump dejó entrever que no hay posibilidades para negociar vía diplomática con el gobierno de Corea del Norte.

Al menos así lo expresó en cuenta de Twitter, donde cuestionó los esfuerzos del secretario de Estado, Tex Tillerson, afirmó que tenía “líneas de comunicación abiertas” con la administración de Kim Jong-un.

A pesar de ello, el presidente Trump opinó con un par de mensajes en Twitter que se “estaba perdiendo el tiempo”.

“Le dije a Rex Tillerson, nuestro maravilloso Secretario de Estado, que está perdiendo su tiempo tratando de negociar con el ‘Pequeño hombre cohete”, publicó el republicano en un primer tuit.“Ahórrate la energía Rex, haremos lo que tiene que hacerse”.

Los comentarios del mandatario, sin embargo, no dejan claro si se refiere a su propuesta de “aislar completamente” a Pyongyang, como lo ha sugerido en varias ocasiones y lo remarcó en su discurso ante las Naciones Unidas, o pretende que haya acciones militares, las cuales, ha expresado, son una opción “sobre la mesa”.

Tillerson dijo que Washington mantenía contactos con Corea del Norte para determinar su disposición al diálogo, postura que aplaudió el gobierno surcoreano, que recalcó su “disposición a perseguir el diálogo en múltiples formatos, incluyendo los bilaterales Corea del Norte-EEUU, Seúl-Pyongyang o multilaterales”, señaló un portavoz surcoreano, en declaraciones recogidas por la agencia Yonhap.

El presidente Trump ha marcado dos línea sobre el régimen de Jong-un: la primera implementar mayores sanciones económicas, a fin de “aislarlo completamente”, y la segunda responder con mayor fuerza una posible agresión militar.

La tensión entre ambas naciones ha crecido al grado de que el canciller de Relaciones Exteriores norcoreano, Ri Yong Ho, aseguró el 25 de septiembre que las expresiones del presidente Trump eran “una declaración de guerra”, por lo que Corea del Norte se reservaba el derecho de derribar aviones de EEUU, incluso fuera de su territorio.

Ese mismo día, la Casa Blanca negó que se hubiera declarado la guerra a Pyongyang.

“La declaración de guerra contra Corea del Norte es algo absurdo”, respondió la portavoz Sarah Huckabee Sanders a pregunta expresa.

Fuente