Donald-TRump-RACCOON KNOWS

Donald Trump enfureció este domingo con The New York Times por un informe en el que el periódico detalla el complejo tratamiento del empresario a muchas mujeres que lo han conocido o que han pertenecido a su entorno.

El artículo, que fue publicado el sábado, es una compilación de más de 50 entrevistas incluidas decenas de mujeres que trabajaron con Trump durante las últimas cuatro décadas en bienes raíces, en el modelaje y en concursos de belleza.

En la publicación varios testimonios describen como “inquietantes” ciertos comentarios del empresario sobre el aspecto físico de las mujeres y avances románticos no deseados, interacciones que ocurrieron en sus oficinas de la Torre Trump, en obras de construcción y entre bastidores en los concursos de belleza.

“Podía ser lascivo en un momento y un caballero al siguiente”, asegura el informe.

Aunque la publicación también dice que muchas mujeres lo encontraban “amable y encantador”, subraya que el empresario “simultáneamente alimentaba las carreras de muchas mujeres y se burlaba de su apariencia física”.

El artículo destató la ira de Trump, que desde su cuenta de Twitter atacó al periódico: “Todo el mundo se ríe de @nytimes por el golpe penoso del artículo que hicieron sobre mi y las mujeres. Yo les di muchos nombres de mujeres que ayudé – se negaron a utilizar”, fue el primer mensaje lanzado por el magnate.

Luego prosiguió: “¿Por qué el defectuoso @nytimes no escribe la verdadera historia de los Clinton y las mujeres? ¡Los medios de comunicación son totalmente deshonestos!”

También desde la red social, el magnate dijo haber recibido varias llamadas de personalidades importantes que se “ríen de la estupidez de la pieza de The New York Times“.

Luego, criticó a los medios en general y dijo que están en una “caza de brujas” con él.

“Los medios de comunicación están realmente en una caza de brujas contra mí. Informes falsos, y en abundancia – ¡pero vamos a prevalecer!”

Una de las mujeres entrevistadas, Roward Brewer-Lane, también se quejó este lunes del enfoque del artículo, al decir que tomaron sus palabras y “les dieron una connotación negativa”.

“Les dieron un giro para que apareciera negativo. No tuve una experiencia negativa con Donald Trump y no aprecio que ellos hayan hecho que pareciera que yo estaba diciendo que fue una experiencia negativa porque no lo fue”, dijo en Fox.

El artículo del New Yorkt Times arranca contando que durante una fiesta en la mansión de Trump en Florida, el empresario le ofreció a Brewer-Lane, una modelo de 26 años, un bikini para que se lo probara.

A propósito de Trump y las mujeres

Donald Trump ha tenido varias polémicas por sus comentarios de tono misógino y sus ataques a públicos a mujeres. Algo que no comenzó con la campaña electoral sino mucho antes.

Sus comentarios durante la campaña han causado un efecto negativo entre el electorado femenino, como lo muestra un sondeo de la cadena de noticias CNN en el que un 74% de las mujeres de Estados Unidos dice tener una visión desfavorable de Trump.

Según un sondeo de The Washington Post y ABC News, realizado en el mes de marzo, en un enfrentamiento hipotético con Hillary Clinton el 58% de las mujeres dijo que votaría por ella y solo el 31% de las mujeres dijeron que escogerían a Trump. Eso representa un 27% de ventaja para la exsecretaria de Estado.

“Nunca antes en una campaña se había hablado tanto sobre misoginia”, dijo a Univision Noticias Kelly Dittmar, profesora adjunta de Políticas de la Universidad de Rutgers y especialista del Centro para Mujeres Estadounidenses y la Política (CAWP).

Los insultos, explica Dittmar, se producen en varios niveles.

“Cuando se refiere a la apariencia de las mujeres o habla de ellas como objetos sexuales, muestra falta de respeto. Pero en otros casos, el maltrato lo hace con un tono menos misógino, con condescendencia, refiriéndose a su propia capacidad para protegerlas”, opina.

Las tendencias muestran que las mujeres estadounidenses suelen inclinarse más por candidatos demócratas que por republicanos en las últimas décadas. Y Donald Trump supone un nuevo aprieto para el Partido Republicano con este rechazo femenino.

FUENTE