Donald Trump le tiró papel toalla a las víctimas del huracán María en Puerto Rico.

El presidente de Estados Unidos entregó linternas, paquetes de arroz, pero también le lanzó papel toalla a los damnificados del devastador huracán que azotó la Isla el pasado 20 de septiembre. Esto sucedió durante una visita que Trump realizó a una iglesia, que ha servido de centro de acopio en el pueblo de Guaynabo. Mientras hacía su entrega, al presidente se le ve muy sonriente. Al menos en los visuales no parece haberse tomado el tiempo para conversar con esas personas y preguntarles por su situación actual.

La acción de presidente de hacer el lanzamiento del papel toalla como si fueran pelotas de baloncesto asombró a muchos que han podido ver los visuales captados por la prensa local, nacional e internacional. El asunto es un tema o tópico en tendencia en las redes sociales. La reacción de la gente ante la acción del primer mandatario del país no se hizo esperar. La indignación de muchos puertorriqueños dentro y fuera de la Isla se ha hecho sentir en las redes. Ednita Nazario, cantante y escritora puertorriqueña, publicó un mensaje contundente, con la elegancia que siempre la caracteriza, en su cuenta de Facebook, que lee: “Mi mamá me enseñó que las cosas no se tiran. Se dan en la mano. ¡Feo, feo, feo!”.

La pregunta que se ha hecho mucha gente es por qué Donald Trump visitó Guaynabo, un pueblo cerca de San Juan, donde el huracán sí afectó algunos barrios, pero a la zona que lo llevaron no pudo presenciar de primera mano la terrible destrucción que dejó este fenómeno atmosférico. Ricky Martin estuvo en Loiza y Daddy Yankee en Toa Baja, pueblos donde la gente necesita reconstruir sus viviendas. En una entrevista en el programa Opina ahora (WKAQ) de Rubén Sánchez, el alcalde de Guaynabo, Ángel Pérez Otero, indicó que el lugar presuntamente lo escogió el Servicio Secreto y personal de la Casa Blanca.

Fuente