donald-trump-60-minutes-inmigracion-mexico-clinton-raccoon-knows

Donald Trump llamó el domingo a sus seguidores a dejar de acosar a las minorías, en su primera entrevista televisada desde que es el presidente electo.

“Estoy muy triste al escuchar eso”, dijo Trump a Lesley Stahl, de CBS, en 60 Minutes cuando ella le dijo que los latinos y musulmanes enfrentan acoso. “Y digo, ‘Basta’. Si ayuda, voy a decir esto, y lo diré derecho a las cámaras: ‘Basta'”.

Trump dirigió sus comentarios a sus propios partidarios, quienes según Stahl escribieron consignas racistas o corearon mensajes degradantes, particularmente en escuelas. Fue un poderoso llamado para una nación desgarrada por la división tras la campaña de 2016. La elección de Trump ha dejado a los demócratas enojado y muchas minorías temiendo por el futuro.

Sin embargo, Trump también criticó las protestas que han estallado en varias ciudades de Estados Unidos desde la derrota de Hillary Clinton el martes.

Trump dijo que ha visto “una cantidad muy pequeña”, “que incluye uno o dos casos” de insultos raciales dirigidos a minorías, en particular en escuelas mayoritariamente blancas, desde su elección.

“Yo diría que no lo hagan, eso es terrible, porque yo voy a traer la unión a este país”, dijo Trump.

En cuanto a las protestas en su contra, el presidente electo dijo: “Creo que es horrible si eso está pasando. Creo que está construido por la prensa porque, francamente, tomaron cada pequeño incidente que se pudiera encontrar en este país, aunque pudieran haber estado pasando antes”.

Insiste en el muro

Trump sigue contemplando la construcción de un muro en la frontera entre Estados Unidos y México.

Cuestionado sobre si aceptaría una valla en lugar de un muro, Trump dijo: “Para ciertas áreas, sí, pero en otras áreas el muro es más apropiado. Yo soy muy bueno en esto, se llama construcción”.

Sin embargo, no repitió su promesa de campaña de deportar a todos los inmigrantes indocumentados.

Prometió enfocarse primero en deportar a aquellos que hayan cometido crímenes en Estados Unidos –”pandilleros, traficantes de drogas… probablemente dos millones, incluso podrían ser tres millones– y preocuparse del resto después.

Opinión del FBI

En la amplia entrevista, Trump también dijo que aún está evaluando si pedir la renuncia el director del FBI, James Comey, cuya decisión de poner fin a la investigación en el servidor de correo electrónico privado de Hillary Clinton fue ampliamente criticado por los republicanos.

“Creo que prefiero no comentar sobre eso todavía”, dijo Trump. “No he tomado una decisión. Lo respeto mucho. Respeto el FBI mucho. … Ha habido una gran cantidad de filtraciones, no hay duda de eso. Pero ciertamente me gustaría hablar con él.”

Admitió que no está seguro sobre el futuro de Comey. “Me gustaría ver, ya sabes, él pudo haber tenido muy buenas razones para hacer lo que hizo”, dijo Trump. A Comey le quedan más de seis del período de 10 años en el cargo.

Trump también se resistió cuando le preguntaron si cumpliría su promesa de campaña de nombrar un fiscal especial para investigar a Clinton.

Dijo que Clinton “hizo algunas cosas malas” y que “va a pensar en ello”, pero que tiene más ganas de centrarse en temas como la salud, la inmigración y otras cuestiones de política.

“No quiero hacerles daño”, dijo Trump sobre los Clinton, y señaló que había hablado tanto con Hillary como con Bill Clinton desde su victoria. “Son buena gente. No quiero hacerles daño. Y le daré una muy, muy buena y definitiva respuesta la próxima vez que hagamos 60 Minutos, dijo.

Hillary Clinton culpó parcialmente al FBI de su derrota. La demócrata cree que el director del FBI, James Comey, le asestó un doble golpe a su candidatura presidencial en los últimos días de la campaña al anunciar otra revisión al caso de los emails de la candidata demócrata, para luego descartar abruptamente cualquier indicio de ilegalidad.

FUENTE