El presidente Donald Trump prometió este jueves que presionará para fortalecer la revisión de antecedentes de compradores de armas, “con énfasis en salud mental”, horas antes de retomar el diálogo nacional con autoridades locales y estatales.

Durante un emotivo encuentro privado, Trump recibió ayer numerosas sugerencias de padres y estudiantes afectados por tiroteos masivos en escuelas públicas, y hoy se reunirá con autoridades locales y estatales con el mismo propósito.

En Twitter, Trump dijo hoy que presionará por el fortalecimiento del sistema de revisión de antecedentes para los compradores de armas, un aumento de la edad mínima para la compra de armas de fuego de 18 a 21 años, y la prohibición de dispositivos, conocidos en inglés como “bump stocks”, para mejorar la capacidad de disparos de armas semiautomáticas.

“El Congreso está de humor para finalmente hacer algo sobre este asunto – así lo espero!”, añadió Trump en su mensaje, en el que también llamó “grandes patriotas estadounidenses” a los dirigentes de la poderosa Asociación Nacional del Rifle (NRA).

 

 Pero el mandatario criticó a los medios de prensa, en particular las cadenas televisivas CNN y NBC, por su cobertura de la idea propuesta por él para armar a ciertos maestros en los colegios con armas ocultas, para que puedan proteger a los estudiantes.

Trump explicó que apoya explorar la posibilidad de dar “armas ocultas a maestros habilidosos con las armas y experiencia militar o especializada- sólo los mejores”.

Como elemento disuasorio contra “cobardes” atacantes, sólo el 20% de los maestros tendría acceso a esas armas en los colegios para “responder si un enfermizo llegara a una escuela con malas intenciones”, dijo.

Sería menos costoso que contratar a guardias de seguridad,  porque “una escuela libre de armas es un imán para malas personas. TERMINARÍAN LOS ATAQUES”, aseguró Trump.

En el renovado debate nacional sobre las armas, el mandatario intenta navegar hacia un punto intermedio entre el reclamo popular por restringir su venta y la exigencia de conservadores de defender el derecho constitucional a tenencia de las armas.

La idea de armar a ciertos maestros es una que ya propuso sin éxito la poderosa Asociación Nacional del Rifle (NRA) tras la masacre de 20 niños y 6 maestros en  la escuela primaria “Sandy Hook” en Newtown (Connecticut).

Líderes demócratas, sindicatos de maestros, y activistas anti-armas, de inmediato rechazaron la idea.

La masacre del pasado 14 de febrero en una escuela secundaria en Parkland (Florida), ha dado pie a un movimiento estudiantil sin precedente para exigir un mayor control de las armas.  Los jóvenes han organizado una gran marcha nacional en Washington para el próximo 24 de marzo.

La NRA, que contribuyó millonarias donaciones a la campaña electoral de Trump y de otros líderes republicanos, se opone a algunas de las ideas propuestas por la Casa Blanca, como el incremento de la edad mínima.

Más allá de reforzar el sistema nacional de revisión de compradores de armas, conocido por su sigla en inglés “NICS”,  y de prohibir la venta de “bump stocks”, no está claro que el Congreso tomé medidas más contundentes.

Fuente

Loading...