Donald Trump-RACCOON KNOWS

Este miércoles Donald Trump dio un discurso sobre política exterior en Washington para exponer su visión de una política internacional que pondrá “Estados Unidos primero”.

Trump abrió su discurso el miércoles prometiendo “sacudir el óxido de la política exterior de Estados Unidos” y dijo que va a esbozar una visión en la que se “reemplace el azar con el propósito, la ideología con la estrategia y el caos con la paz”.

Y añadió: “Mi política exterior siempre va a anteponer los intereses del pueblo estadounidense y la seguridad de Estados Unidos”.

“Ningún país ha prosperado si no puso sus propios intereses primero”

En su intervención en el hotel Mayflower como parte de los esfuerzos de su campaña para mostrarlo como una figura más presidencial y atractiva para las élites del partido republicano, Trump abrió el discurso con tono mesurado y se basó en declaraciones preparadas en lugar de su habitual estilo improvisado que a menudo ha usado durante la campaña electoral.

El discurso del miércoles —que viene después de que Trump arrasara en los cinco estados de las primarias de este martes, lo que lo acercó a la nominación republicana— es el primero de una serie de pronunciamientos sobre propuestas políticas que el magnate hará en las próximas semanas para mostrar un lado diferente de su personalidad sin pelos en la lengua.

Trump habló de varios temas conocidos, no obstante: críticas al presidente Barack Obama y y a la aspirante demócrata Hillary Clinton.

Se enfocó en el acuerdo nuclear de Irán, una pieza central de la política exterior de Obama, y afirmó que el presidente ha “debilitado nuestros militares al debilitar nuestra economía”.

Trump buscó para incluir a la exsecretaria de Estado Clinton en su crítica a la administración Obama, refiriéndose a la “herencia de las intervenciones de Obama-Clinton” como acciones de “debilidad, confusión y desorden”.

Al mismo tiempo, tuvo palabras de acercamiento con los aliados musulmanes de Estados Unidos, en lo que fueron declaraciones poco comunes apuntando a las formas en que EE.UU. puede tener relaciones constructivas con el mundo musulmán.

“Vamos a estar trabajando muy de cerca con nuestros amigos en el mundo musulmán, que están todos en riesgo de ataques violentos”, dijo. Sus comentarios sobre los musulmanes y los aliados de Oriente Medio han sido objeto de polémicas durante toda la campaña.

Sin embargo, agregó que esos países también deben reconocer las contribuciones de Estados Unidos. “Esto tiene que ser una vía de doble sentido”, dijo. “También debe ser bueno para nosotros. Ya no es unidireccional, que es bidireccional”.

Es una “idea peligrosa” intentar hacer democracias occidentales en Medio Oriente, señaló, y aseguró que, a diferencia de lo que dicen otros aspirantes, la guerra y la agresión no será su primer instinto.

“No hemos hecho nada para proteger a los cristianos” en Medio Oriente, dijo.

FUENTE