Jovenes-graban-su-muerte-velocidad-raccoon-knows

La velocidad no es un juego; los drogas tampoco. Prueba de esto es el caso de Kyle Careford (20) y Michael Owen (21).

Estos jóvenes británicos captaron sus últimos minutos de vida mientras conducían a exceso de velocidad – 144 km/h (90 mph) – e intoxicados por una carretera en el pueblo de Crowborough, Inglaterra.

La Policía de Sussex divulgó esta semana – con autorización de los parientes de las víctimas – las imágenes de la tragedia reportada en abril pasado.

Careford conducía el Renault Clio, mientras su amigo grababa la travesía.

En el video, se escucha a ambos dialogando, riendo y cantando mientras Owen pretende darle a Careford indicaciones de cómo manejar. Pero el recorrido toma un giro inesperado cerca de la zona de Rotherfield y Jarvis Brook cuando el auto  se vuelca tras chocar contra una pared de laiglesia St Michael and All Saints. De repente, la pantalla queda en negro y ya no se ven los rostros de los muchachos.

El reporte policial indica que ambos jóvenes habían consumido un cóctel de drogas prescritas y otras ilegales previo al incidente.

Además, las autoridades informaron que el conductor no contaba con licencia. El coche era propiedad del otro chico.

Kat, la madre de Owen, indicó que espera que el terrible desenlace sirva de alerta a otros jóvenes. “Nosotros criamos a nuestros hijos enseñándoles a diferenciar entre lo bueno y lo malo. Los guiamos y le damos nuestro consejo y esperamos que ellos nos escuchen. Una vez ellos son adultos, esperamos que tomen las decisiciones correctas”, planteó la madre.

“Yo realmente no sé por qué los chicos escogieron actuar de esa manera, pero los responsabilizo a los dos por las decisiones que tomaron esa noche”, agregó la madre. “Si todo esto evita que otra persona cometa el mismo error, entonces algo bueno habrá salido de este video. Esperamos que tenga un impacto en los jóvenes y que vean cómo un poco de diversión puede tener consecuencias devastadoras”.

FUENTE