image

 

El actor se mantiene fiel a una “disciplina de castidad” desde hace más de una década porque quiere esperar hasta que conozca a la mujer de su vida para compartir con ella algo tan “sagrado” como el sexo.

“He pasado 13 años sin sexo. Y me ha costado mucho trabajo”, bromeó el intérprete en el programa ‘Cala’ de la cadena CNN en Español, donde acudió para hablar sobre el celibato: “El sexo es sagrado, es un regalo de Dios. Hay que cuidarlo y preservarlo para compartirlo con la mujer más importante de tu vida. En mi caso, esa persona va a ser la madre de mis hijos, que será mi esposa el día que me case”.

Entre las ‘actividades’ a las que ha renunciado el mexicano no se incluye, sin embargo, la masturbación.

“No, no incluye la masturbación. Muchos amigos me decían antes que esto no era normal, que es una necesidad física… Pero yo tengo 40 años y todavía no me he muerto. No hay que equivocarse, una necesidad física es respirar o comer, porque si no te mueres. No he oído de nadie que se haya muerto por abstinencia. No somos animales, nos podemos controlar”, matizó.

Curiosamente, y a pesar de que Eduardo sueña con convertirse en padre, no está completamente convencido de que su futuro incluya el formar su propia familia.

Me estoy preparando para ser un buen marido y un buen padre, si esa es mi vocación, porque nunca se sabe… No vivo pensando en el futuro, vivo en el presente, que es cuando tenemos que ser felices”, apuntó.

Fuente