Obama-Control-de-armas-1-racoonknows

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, está dispuesto a adoptar medidas unilaterales para abordar el problema de la violencia por armas de fuego en el país.

En su primer discurso semanal de 2016, Obama dijo que tendrá una reunión con la fiscal general de EE.UU., Loretta Lynch, el próximo lunes para discutir las diferentes acciones que puede tomar.

Obama dijo que hará uso de sus poderes ejecutivos como presidente porque el Congreso de EE.UU. no ha sido capaz de abordar el problema.

Los analistas prevén el contraataque de los partidarios de las armas y los Republicanos.

Pero Obama declaró ante la opinión pública que ha recibido demasiadas cartas de padres, profesores y niños como para quedarse sentado y no hacer nada.

“Sabemos que no podemos detener cada acto de violencia”, señaló Obama.

“Pero ¿qué tal si intentamos detener al menos uno? ¿Qué tal si el Congreso hace algo, lo que sea, para proteger a nuestros niños de la violencia por armas de fuego?”.

El mandatario admitió que su incapacidad para conseguir el respaldo del Congreso para adoptar lo que calificó como “leyes de sentido común sobre armas” ha sido la frustración más grande de su presidencia.

Riesgo de “revolución”

La periodista de la BBC en Washington DC, Laura Bicker, indica que el presidente puede utilizar su autoridad ejecutiva en varias áreas, como por ejemplo la extensión de los controles de antecedentes para compradores que adquieran armas de comerciantes al por mayor.

Sin embargo, es probable que se encuentre con una férrea oposición a sus planes, agrega nuestra corresponsal.

La Asociación Nacional del Rifle ha lanzado ya una serie de videos en los que atacan a los defensores del control de armas.

Y en el estado de Texas, una nueva ley “de portabilidad visible” permitirá a los habitantes que tengan autorización llevar las armas en cartucheras en sus caderas con lo que podrán exhibir de forma abierta el hecho de que están armados.

El pasado mes, un jefe de policía de Texas advirtió al presidente que intentar desarmar a los estadounidenses puede desatar una revolución.

Intentos anteriores para aprobar leyes más estrictas de control de armas han fracasado repetidas veces pese a la gran cantidad de gente que muere en ataques por armas de fuego.

Un proyecto conjunto de Demócratas y Republicanos presentado tras el tiroteo en la escuela de primaria Sandy Hook en 2012 en el que murieron 20 niños y seis adultos no obtuvo los 60 votos necesarios para ampliar el control de antecedentes y prohibir las armas de asalto.

FUENTE