jóvenes

SANTO DOMINGO. El titular de la Dirección de Desarrollo Fronterizo, Miguel Ángel Bejarán, reveló que el 75 por ciento de los jóvenes residentes en las provincias fronterizas se ven obligados a emigrar hacia las ciudades en búsqueda de mejores situaciones laborales y sociales que les permitan llevar un mejor nivel de vida.

En declaraciones a la prensa, antes de la inauguración del Segundo Congreso del Voluntariado Juvenil de Frontera 2015, celebrado en la sede del Ministerio de Relaciones Exteriores, el funcionario especificó que existen factores como la falta de instituciones, bajos niveles de gestión educativa y la carencia de apoyo financiero que son determinantes en el poco desarrollo de la zona limítrofe con el vecino Haití.

“El liderazgo de la frontera ha fallado en su vinculación con las politicas”, se quejó Bejarán, quien reclama mayor número de institutos de formación profesional para más de cuatro mil jóvenes de 66 municipios comprendidos en las provincias Elías Piña, Dajabón, Bahoruco, Montecristi, Pedernales e Independencia.

La población fronteriza dominicana vive en condiciones de pobreza, los servicios médicos “son escasos”, el promedio de escolaridad está por debajo de los cinco años y más de la mitad carece de acceso a agua potable.

Esto conforme a los datos del Proyecto de Desarrollo Local Transfronterizo en Acompañamiento al Progama Binacional elaborado por el Programa de las Naciones Unidas Para el Desarrollo en República Dominicana (PNUD).

El congreso, en el cual se analizará la visión de los jóvenes representantes de las provincias que componen la zona fronteriza en República Dominicana de cara al desarrollo de sus comunidades, se celebrará hasta el 22 de noviembre.

En la actividad participan miembros del PNUD, el Consejo Económico Binacional Quisqueya, así como la Comisión Mixta Bilateral domínico-haitiana.

FUENTE