image

 

A la mayoría de nosotras, nuestras madres y abuelas nos enseñaron que, para lavar el pelo, primero se debe colocar el champú y luego el acondicionador.

Pero, según expertos en la materia, estos pasos se deberían cumplir en el otro orden. ¿Quieres saber por qué?

¿Qué es lo que hay que hacer?

Las grandes marcas de productos para el cuidado capilar aconsejan que, al contrario de lo que creíamos antes, usemos primero el acondicionador y luego el champú, pues según ellos es más fácil, con esta técnica, lograr un cabello más brillante y sedoso.

Implementar esta técnica puede ser útil, sobre todo si tienes el cabello fino. De hecho, este aprovechará la hidratación del acondicionador sin quedar apelmazado por el champú.

¿Solo para cabellos finos?

Según los expertos en belleza, no solo los cabellos finos se benefician con esta nueva técnica, sino que le será muy útil a todas aquellas chicas cuyo cabello se enreda fácilmente o que son propensos a la grasitud.

¿Cómo implementar esta técnica?

Para aplicarla tendrás que mojar muy bien tu cabello y colocar primero el acondicionador mientras lo esparces.

A continuación, enjuaga tu pelo y procede a aplicar en segundo término el champú (si necesitas hacerlo dos veces no lo dudes).

Como toque final puedes realizar el último enjuague con agua fría para que tu pelo se vea mucho más brillante. Ten en cuenta que deberás enjuagar muy bien tu cabello antes de aplicar cada producto para evitar que se mezclen.

Este detalle es importante: los expertos en el cuidado del cabello aseguran que deberás usar el acondicionador igual que el champú para hidratar no solo las puntas sino también las raíces. Por lo tanto, esta es una buena opción para aquellas chicas que poseen el pelo mixto, es decir graso en las raíces y seco en las puntas. ¿Qué tal?

Fuente