ramadi-smoke-ISIS-Irak-RACCOON KNOWS

Las fuerzas militares iraquíes han vuelto a tomar el control de un complejo del gobierno que desde hace mucho tiempo estaba en manos de ISIS, en la ciudad de Ramadi.

Un avance importante que puede ser la señal de la salida inminente de los yihadistas de la capital de la provincia de Anbar.

Después de días de asedio, la resistencia terminó y los militantes del grupo terrorista se retiraron de las instalaciones gubernamentales, dijo a CNN el coronel Mohammed Ibrahim, vocero del Comando de Operaciones Conjuntas de Iraq.

“El complejo del gobierno está bajo nuestro control total”, aseguró Ibrahim. “Esto no quiere decir que hemos entrado en el complejo. Esto significa que está completamente rodeado y completamente bajo nuestro control.”

La mayoría de los combatientes de ISIS, que habían estado utilizando esas instalaciones como un cuartel, huyeron o murieron en ataques aéreos y en la ofensiva terrestres, dijo el vocero.

Ramadi es una ciudad predominantemente suní, localizada al poniente de Bagdad. En mayo, cayó en manos del Estado Islámico, lo que representó un importante revés en la campaña del gobierno de Iraq para contener al grupo terrorista.

Ahora, las autoridades dicen que planean tener una ceremonia de izamiento de la bandera en el complejo recapturado, pues es el preludio de la reconquista completa de Ramadi, que podría darse en breve.

Las fuerzas de seguridad iraquíes están avanzando lentamente, pues los yihadistas plantaron explosivos en calles y edificios.

¿Quién está luchando?

Ramadi tiene una importancia estratégica pues la provincia de Anbar es el corazón de la población musulmana suní de Iraq y la ciudad está cerca de Bagdad.

Funcionarios del gobierno dijeron que no hay milicias chiítas en el frente de batalla para liberar a Ramadi.

Las fuerzas de seguridad de Iraq, incluidos militares, unidades antiterroristas y la policía federal, están llevando a cabo todas las operaciones de asalto en curso dentro de los límites de la ciudad de Ramadi, según un asesor del gobernador de Anbar.

Ramadi también tiene un significado simbólico. Después de que las fuerzas iraquíes se retiraron de la ciudad, en la primavera, el secretario de Defensa de Estados Unidos, Ash Carter, cuestionó si los iraquíes tenían la “voluntad de luchar”.

FUENTE