Centro de Acogida Vacacional Haina

El tiempo temido por los extranjeros indocumentados llegó. Ayer en la mañana, el Centro de Acogida Vacacional Haina, en San Cristóbal, recibió a un grupo de inmigrantes para fines de depuración, y posterior deportación si fuere necesario.

En horas de la tarde, el canciller Andrés Navarro confirmó el inicio de las deportaciones, al señalar que el Gobierno reinició la aplicación de la Ley 285-04 de Migración, la cual hace efectiva la expulsión de los extranjeros indocumentados.

“Vencidos los plazos del proceso del Plan de Regularización y la entrega de credenciales a los inscritos, ya se retomó la aplicación ordinaria de la Ley de Migración. No hay nada extraordinario (en este proceso). Lo extraordinario fue el Plan de Regularización, ahora estamos en una situación ordinaria”, manifestó el canciller.

Al hablar de la situación “extraordinaria”, Navarro se refería a que el decreto 327-13 que crea el Plan de Regularización establecía en su artículo 37 la prohibición de las deportaciones durante la ejecución del Plan, que inició a principio de junio del año pasado y prescribió el 17 de junio del presente año.

Una guagua de las utilizadas por el Gobierno para el retiro voluntario hacia Haití, entró a las 11:50 de la mañana en dicho centro de acogida, lugar donde se evalúa el estatus migratorio de los extranjeros, para proceder con la deportación de aquellos que no lograron regularizarse en el plazo acordado. Se desconoce la cantidad de extrajeron que en ella estaban.

Detienen a un israelí

Dentro de un grupo, integrado en su mayoría por haitianos, del cual hasta ayer se desconocía el número de personas, se encontraba un israelí, quien fue detenido por falsificación de documentos, según informó una fuente a elCaribe, que por petición se reserva su nombre.

El encargado del centro de acogida Vacacional Haina, coronel Bernaldo Antonio Jiménez, confirmó el inicio de la detención de inmigrantes.

“Ya el plazo pasó y se está actuando inmediatamente. Los que califiquen para deportación se procederá de acuerdo con la ley”, sostuvo.

Explicó que desde tempranas horas del viernes oficiales de la Dirección General de Migración están por todo el país en la búsqueda de personas que no han regularizado su estatus en la República Dominicana.

Pero no ofreció mayores detalles, más bien remitió a la prensa a la Dirección General de Migración.

Organización Internacional

Al lugar se presentaron dos delegaciones de las Naciones Unidas (ONU). Los representantes de la organización internacional, sin desmontarse de dos lujosas yipetas, sólo se limitaron a decir que se trataba de una visita rutinaria para verificar el proceso que lleva el país en el Plan Nacional de Regularización.

Al lugar asistió, además, el pastor Wlrick Desiree, de la Fundación Amar al Prójimo Cristo el Centro, quien dijo fungir como traductor de creole al español en el proceso de depuración. Desiree dijo que desde que inició el Plan Nacional de regularización ha estado ligado al proceso. También se observó salir del centro un carro con una gráfica de la Bandera de Japón.

Antes de que llegara la guagua dispuesta para las deportaciones, en el centro ya había seis extranjeros, de los cuales las autoridades migratorias devolvieron cinco, tras verificar que tenían documentos que avalan su estadía en el país.
Uno de los que fueron depurados, y se confirmó que podrá permanecer en el país, es Ulyses Wilees, quien fue sorprendido en el kilómetro ocho y medio de la avenida Independencia. Según contó, su nombre no aparecía en el registro en principios.

“Me monté (en la guagua) sin ningún problema. Pasó que mi foto aparecía pero mi nombre no”, expresó al salir de las amplias puertas del centro de acogida, acompañado de un señor para el cual labora. En algo coincidieron los inmigrantes: en que recibieron un buen trato de los agentes de Migración.
Al mediodía se observó entrar al centro un camión de los Comedores Económicos y varios camiones cisterna con agua.

Mientras, a las seis de la tarde en dicho centro se presentó un minibús, de menor tamaño al que entró casi al mediodía. El mismo llevaba a bordo a varios extranjeros. Media hora más tarde, el vehículo salió de las instalaciones con personal de Migración uniformado y una persona vestida de civil en la parte trasera.

No portan documentación

De los primeros seis nacionales haitianos detenidos para fines de depuración en el Centro de Acogida Vacacional Haina, la mayoría no tenían consigo el carnet emitido por el Ministerio de Interior y Policía, pese a que las autoridades dominicanas han pedido, en reiteradas ocasiones, a quienes se inscribieron al Plan Nacional de Regularización llevar consigo su documentación.

Vencido el plazo, el 17 de junio pasado, el Gobierno ofreció una prórroga de 45 días hasta que los inmigrantes completaran el proceso de documentación y se procediera a la entrega de carnet, que indica el estatus migratorio de los inmigrantes en República Dominicana.

Hace cuatro días que el Ministerio de Interior y Policía (MIP) hizo un llamado a los extranjeros que se acogieron al Plan Nacional de Regulación a presentarse a las oficinas, donde hicieron la solicitud para retirar su carné o pegantina. Según informó la institución, a más de 239 mil extranjeros se les otorgó un estatus migratorio regular por espacio de uno y dos años, y que estos carnés están listos para entregar. El MIP aseguró que el proceso continuará hasta culminar con la entrega del último carné. Autoridades garantizan que respetan los derechos.

Operativos empiezan a tempranas horas

Los nacionales haitianos fueron detenidos en distintos puntos de la capital, cuando se encontraban en sus áreas de trabajo. Los reportes indican que hubo detenciones en los kilómetros de las avenidas Independencia, José Contreras, carretera Sánchez, los alrededores del Mirador Sur y otras zonas.

Una fuente, que pidió no se revelara su identidad, informó a elCaribe que los operativos se están desarrollando a partir de las cinco de la mañana.

FUENTE