agujero-en-austria-raccoon-knows

Un inmenso agujero se formó en la noche del sábado en una zona de camping en una popular playa de Queensland, Australia.

El cráter, de un tamaño de 150 por 50 metros, y tres de profundidad se llevó consigo un auto, una casa rodante y varias carpas.

El incidente, que ocurrió en el campamento Inskip Point, cerca de Playa Rainbow,no dejó víctimas ni desaparecidos.

Las autoridades evacuaron a alrededor de 140 personas y acordonaron el área por temor a que las corrientes oceánicas expandan el socavón.

No se trata de la primera vez que ocurre: en 2011 se abrió un agujero similar en el mismo sitio.

Origen

¿Por qué se abren estos pozos en la superficie de la Tierra?

Los socavones -también conocidos como dolinas- suelen formarse a lo largo de miles de años y varían enormemente en su tamaño.

El más grande está en China y tiene más de 650 metros de profundidad y un diámetro de unos 600 metros.

Pero suelen ser mucho más pequeños.

Estos agujeros son el resultado de lo que se conoce como procesos de erosión kárstica, que ocurren cuando una capa de roca debajo del suelo se disuelve por el efecto de las aguas ácidas.

La capa que se desintegra es generalmente de roca carbonatada soluble, como por ejemplo roca caliza o creta.

Cuando llueve, el agua se filtra en el suelo.

Al hacerlo va absorbiendo dióxido de carbono y reaccionando con la vegetación en descomposición.

Como resultado, el agua que llega a la capa de rocas es ácida.

Con el tiempo, esta erosión provocada por el líquido ácido va creando bajo la superficie un sistema de cavernas.

Cuando estas cavidades ya no pueden soportar el peso de la tierra o la arena que están por encima, la tierra se hunde y se forma un agujero.

Velocidad

Dependiendo de las circunstancias, los socavones pueden surgir en cuestión de minutos o en horas.

 

El colapso puede darse naturalmente o puede ser disparado por otros factores como una lluvia intensa o un terremoto.

En el caso de la playa australiana, no está claro por qué ocurrió, pero geocientíficos están ahora monitoreando el área para descubrir las causas y ver cuáles son las posibilidades de que desaparezca toda la península.

Hasta el momento, dicen, no hay signos de que eso esté ocurriendo.

FUENTE