Desfile-Dominicano-en NY-Raccoon Knows

La sexta avenida se sintió como una extensión de la República Dominicana este domingo en la trigésima quinta celebración del Desfile Nacional Dominicano. No sólo había un calor típico del país tropical, pero la bachata, diablos cojuelos, y banderas le mostraba a la Gran Manzana el orgullo de los quisqueyanos.

Mientras esperaban las más de 40 carrozas, extraños se hacían amigos. “El moro está puesto con los gandules y después de aquí nos vamos para casa”, dijo Alba Rodríguez quien ha estado asistiendo al desfile desde que su hija cumplió un año. Rodríguez, de 42 años, vino de la República Dominicana para ver el desfile y llegó a las 10 a.m. para tener buena vista de los participantes.

Entre ellos estaba el cantante Juan Luis Guerra que fue el Gran Mariscal y la directora global de contratación diversa en Google, Daisy Auger­-Domínguez, quien fue la madrina. Ella fue una de las casi 20 dominicanas homenajeada este año ya que el desfile se dedicó a la mujeres dominicanas.

Juan Luis Guerra en el Desfile Dominicano. Ramón Vera.
Juan Luis Guerra en el Desfile Dominicano. Ramón Vera.

Cerca de 10,000 personas desfilaron desde  la calle 36 hasta  la calle 52, representando a 150 grupos incluyendo organizaciones sin fines de lucro, artistas, músicos, líderes comunitarios, y marcas como Goya, La Mega, y El Diario.

Oficiales municipales también se unieron a la celebración incluyendo al alcalde Bill de Blasio, la presidenta del Concejo Municipal Melissa Mark Viverito, la presidenta del condado de Manhattan Gale Brewer, el contralor Scott Stringer, la concejal Julissa Ferreras, el concejal Ydanis Rodríguez,y el cónsul general de la República Dominicana, el arquitecto Eduardo Selmán.

Ver imagen en Twitter

“El desfile dominicano es la máxima expresión de la dominicanidad  aquí en la ciudad y en el estado de Nueva York”, describió Adriano Espaillat, quien se presume que será el primer congresista dominicano de Estados Unidos. “Aquí destacamos nuestros logros, pagamos nuestros impuestos pero también regresamos a la cultura de Nueva York con música, literatura, con el deporte y todos los aportes que da nuestra comunidad diariamente para hacer la ciudad una mejor”, añadió.

Carroza de El Diario en Desfile dominicano.
Carroza de El Diario en Desfile dominicano. Ramón Vera.

Durante el desfile, Espaillat endosó al asambleísta de Nueva York Víctor Pichardo y al senador de Rhode Island Juan Pichardo.

La posibilidad de un congresista dominicano, es motivo de gran orgullo para los presentes. “Ahora tenemos un miembro congresional que nació en la República Dominicana y vino aquí sin documentos. ¡Toma eso Donald Trump!”, dijo Peter Fontanes presidente de la Coalición de Buenos Vecinos en Nueva York. El puertorriqueño-dominicano ha estado asistiendo al desfile desde que comenzó en el 1982.

Personajes del desfile dominicano. Ramón Vera.
Diablo cojuelo del desfile dominicano. Ramón Vera.

“Los inmigrantes son muy importantes para este país porque promueven el progreso y avanzan al país. Sin eso, estaríamos estancados y de ahí es que sale la grandeza de Estados Unidos”, añadió.

Las temperaturas altas no paró a los presentes de bailar merengue desde que comenzó el desfile al mediodía hasta que terminó alrededor de las 3 de la tarde. Para combatir el calor, los participantes desfilando entregaron toallas, abanicos, y botellas de agua al público.

Mientras que la música contemporánea dominó el desfile, el Conjunto Folklórico de la Alianza Dominicana tuvo a 45 jóvenes bailando las guloyas, un baile típico quisqueyano.

“Los jóvenes somos ahora y somos el futuro y nuestra cultura es nuestro orgullo”, dijo Eddie Silverio, director de los servicios de alianza para Caridades Católicas.

El alcalde Bill de Blasio. Ramón Vera.
El alcalde Bill de Blasio. Ramón Vera.

La juventud dominicana no sólo participó en el desfile, pero estuvo presente en la audiencia. “Somos dominicanos y queremos celebrar nuestra nacionalidad”, dijo Tanaya George Familia, de 17 años. La residente de Inwood nació en la Ciudad de Nueva York pero dice que sus padres pasaron su cultura mediante la comida, el idioma, el baile, y llevándola a la isla. La joven vino al desfile con su novio y dijeron que hicieron bulla durante todo el evento.

FUENTE