Samsung-Galaxy-S7-primer-plano-funda-RACCOON KNOWS

El Congreso Mundial de los Móviles terminó hace unos días, sin embargo, nos ha dejado terminales de la talla del LG G5, Samsung Galaxy S7 o Xiaomi Mi 5, auténticos flagshipsen toda regla. Estos dispositivos cuentan, o al menos deberían contar con lo último de lo último en especificaciones, ¿verdad? Pues según parece, no. En concreto, el Samsung Galaxy S7 carece de una característica en la que Qualcomm ha hecho bastante hincapié.

Específicamente, el buque insignia de Samsung para este año se ha dejado atrás Quick Charge 3.0, la carga rápida de Qualcomm de última generación. Cuando fue presentada por la compañía norteamericana fabricante de microprocesadores, ésta presumió en gran medida de lo conseguido en la nueva generación de carga rápida respecto a la más anticuada Quick Charge 2.0.

¿Por qué no incorporar Quick Charge 3.0?

 

Y es que no es para menos, ya que los ingenieros de Qualcomm hablaron sobre cargas del 80% en 35 minutos, aunque no llegaron a especificar el número de miliamperios. Lo cual nos lleva al tema en cuestión, ya que según parece, Samsung ha preferido obviar esta característica, cosa que LG no ha hecho. Sí, el LG G5 cuenta con Qualcomm Quick Charge 3.0, lo que hace extraño que su rival no incorpore esta funcionalidad.

Por tanto, el quid de la cuestión es: ¿por qué ha decidido Samsung no equipar al Samsung Galaxy S7 con esta función? Aunque pueden existir diversas razones, la principal justificación con la que la firma coreana podría defenderse es la coexistencia de dos variantes de su smartphone insignia con procesadores diferentes.

Esto nos hace pensar que el Exynos 8890 no cuenta con una tecnología de carga rápida tan avanzada como la del chip rival, y puede que estemos en lo cierto. Y es que, si el Samsung Galaxy S7 en la versión del procesador de Qualcomm contase con Quick Charge 3.0 y la otra variante no, algunos usuarios optarían por la primera, lo cual es lógico.

Añadido a esto último, los dueños del Galaxy S7 con procesador Exynos 8890 se sentirían en desigualdad de condiciones respecto a su homólogo de Qualcomm. De cualquier manera, aunque Quick Charge 3.0 sea un factor decisivo para muchos usuarios, quizás otros no lo encuentren tan esencial.

FUENTE