Mariano Rajoy; el líder de Ciudadanos, Albert Rivera; el líder del PSOE, Pedro Sánchez; y el líder de Podemos, Pablo Iglesias-elecciones España-RACCOON KNOWs

Una gran incertidumbre marca el cierre de campaña electoral antes de los comicios generales de este domingo en España. Todo parece indicar que ningún partido obtendrá la mayoría absoluta.

Durante más de tres décadas, el Partido Popular —actual partido gobernante— y el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) —actual principal partido en la oposición— se han alternado el poder.

Pero por primera vez este bipartidismo parece estar en peligro, y otras formaciones políticas presentan retos serios en los comicios de este 20 de diciembre.

Un estimado de 36 millones y medio de españoles decidirán sobre el voto que deben emitir el domingo en las elecciones generales. Los comicios se celebrarán bajo el nivel 4 de alerta antiterrorista, de 5, ante la amenaza de los yihadistas.

El papel de las reformas económicas

España ha sido digamos el alumno “más obediente” de la eurozona después de la crisis financiera: implementó cambios estructurales, y rígidas medidas de austeridad. Pero muchos españoles de a pie todavía no ven el beneficio de las reformas.

Las principales causas del descontento entre los ciudadanos se responden principalmente al manejo de las crisis por los dos principales partidos.

Una de las mayores preocupaciones de los españoles sigue siendo el desempleo, que es del 21 %.  También los numerosos casos de corrupción en el seno del PP y el PSOE.

Ese malestar ha dado impulso a dos nuevos partidos: el centroderechista Ciudadanos y el ultraizquierdista Podemos.

La apuesta de Rajoy

El presidente Mariano Rajoy confía en que los logros de su gobierno en materia económica le den la victoria este domingo. Tras tres recesiones consecutivas entre 2008-2013, la economía española ha vuelto a crecer.

Rajoy parece estar dispuesto a negociar.

Este viernes, día en que cierran las campañas, el presidente dijo que intentará formar una alianza con otros partidos conservadores para impedir que un gobierno de izquierdas llegue al poder.

FUENTE