transportistas
SAN PEDRO DE MACORÍS. La Fiscalía de San Pedro de Macorís tiene identificadas a unas seis personas, contra las cuales emitió orden de arresto por su presunta vinculación a una banda que mataba transportistas para robarle sus vehículos, y luego venderlos, supuestamente en Haití.

Aunque no revelaron los nombres, se trata de personas que habrían participado en la cadena de comercialización de los vehículos robados, aunque no se descarta que alguno participara de manera activa en los asesinatos.

La información la ofrecieron los fiscales Pedro Núñez Jiménez y Carmen Mohammed, titular y adjunto de la Fiscalía, quienes, además, hicieron un llamado a la población para que, cualquiera que tenga información sobre el caso se comunique con ellos.

La banda, de la que unos cinco de sus integrantes están bajo arresto, se dedicaba a contratar a los choferes de guaguas y camiones para supuestos servicios de acarreo o excursión, y luego los amordazaban, les colocaban una funda plástica en la cabeza y los tiraban, presumiblemente vivos, en una fosa.

Tales fueron los casos de los choferes Germán Arredondo Quezada, David Polanco y Jarry Wilson Rodríguez, quienes, tras varios días de haber sido reportados como desaparecidos, sus cuerpos fueron encontrados en estado de descomposición en un hoyo de aproximadamente 30 metros de profundidad, en una casa abandonada de Juan Dolio.

Otra víctima de la banda fue el chofer de guagua Vidal Dionisio Berroa, cuyo cadáver fue encontrado atado a un block en el río Higüamo, en San Pedro.

Por estos hechos están detenidos Radhamés Ramírez Rodríguez, a quien se le dictó un año de prisión preventiva como medida de coerción y Jaime Valentín Encarnación con una coerción de tres meses.

Dos sobrevivientes
La fiscal Mohammed indicó que a raíz de los hallazgos de los cadáveres de los choferes, otros dos transportistas que fueron víctimas de robo de sus vehículos se han presentado en la Fiscalía para denunciar sus casos.

Se trata de un chofer residente en Santo Domingo y otro en Higüey, en cuyas narraciones de los hechos se advierte el mismo patrón de operación que utilizaba la banda.

En ambos casos, los choferes declararon que fueron contratados para un servicio, y que luego en el trayecto de la carretera les amenazaron con arma de fuego y los llevaron a un lugar apartado donde los dejaron amarrados y amordazados.

Los fiscales destacaron el curso que llevan las investigaciones y resaltan el trabajo conjunto que vienen realizando con miembros de la Policía Nacional.

“Se va a interrogar a muchas personas y hay muchas informaciones por depurar, además de las órdenes de arresto pendientes. Le aseguramos que, aunque tengamos que recorrer gran parte del territorio nacional, lo haremos investigando personas que nos lleven a los responsables de este hecho”, manifestó Núñez Jiménez.

Mientras, Carmen Mohammed insistió en que cualquiera que tenga una información o un hecho parecido que se acerque al Ministerio Público de San Pedro a denunciarlo.

Mientras, la directora regional del Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif) en el Este, Manuela Rodríguez, informó que todavía están a la espera de los resultados de las pruebas de ADN que se realizan a los cadáveres encontrados en la fosa para proceder a su identificación de manera oficial, aunque los tres ya fueron reconocidos por sus familiares en función de determinadas señas particulares y de la ropa encontrada en el lugar.

Dictan un año de prisión preventiva
La jueza de atención permanente del departamento judicial de San Pedro de Macorís dispuso un año de prisión preventiva como medida de coerción contra tres de los acusados de supuestamente participar en la muerte de al menos cuatro choferes de la región Este.

Farida Abud, en su dispositivo, explica que la sargento de la Policía, Luz Divina Martínez Pimentel, cumplirá la pena en la cárcel Najayo Mujeres, mientras que Hugo Antonio Zorrilla (su esposo) en el Centro de Corrección y Rehabilitación Anamuya de La Altagracia, y Jansel Mercedes (cobrador de transporte urbano, que supuestamente ubicaba a los choferes), en el Centro de Corrección y Rehabilitación Cucama de La Romana.

El grupo está acusado de asesinar al chofer de camiones, Germán Quezada Arredondo, y a los transportistas de pasajeros David Polanco, Gary Wilson Rodríguez y uno identificado como Thousand. MAV

FUENTE