image

 

Cuando el cantante Prince murió la semana pasada en su hogar en Minnesota a los 57 años, no dejó testamento. Según dicta la ley de ese estado, el patrimonio del cantante, valorado en unos 300 millones de dólares, debe repartirse entre sus seis hermanos.

El pasado jueves tuvo lugar la primera reunión entre tres de los seis hermanos del cantante, Alfred, Omarr y Tyka, y según TMZ.com, no transcurrió tan bien como se esperaba. Fuentes consultadas por el sitio web han asegurado que tras un encuentro de dos horas, durante el cual Alfred mostró su disgusto ante el hecho de ser el único de los hermanos excluido del funeral de Prince celebrado por Tyka, hubo una fuerte discusión que acabó con la abrupta salida de la hermana de la habitación donde se llevaba a cabo la reunión.

Según los hermanos, Tyka cree que es la que se merece heredar una parte mayor de los bienes del cantante por su cercanía a Prince.

Prince y Tyka recuperaron su relación cuando esta superó su adicción al crack.Prince y Tyka recuperaron su relación cuando esta superó su adicción al crack.
No obstante, según la ley de Minnesota, todos los hermanos tienen el mismo derecho a heredar una parte igualitaria de las propiedades, el catálogo de música y miles de canciones que no han visto la luz.

Tras la reunión, un representante del banco que ejerce como administrador de los bienes del cantante mostró a Alfred la casa y el lugar donde apareció su cadáver para que pudiese “llorar su muerte de la forma adecuada”.

Fuente