células

La ciencia médica las considera la esperanza del futuro por su extraordinaria capacidad de reparar, reemplazar y regenerar células que podrían utilizarse para el tratamiento de varias enfermedades hasta ahora incurables, e inclusive como la fórmula contra el envejecimiento.

Las células madre se desarrollan en la sangre, en el cerebro y en todos nuestros órganos, y se promocionan como la cura de enfermedades como la diabetes, el infarto al miocardio, el mal de Parkinson, Alzheimer, esclerosis múltiple, artritis, así como algunos tipos de cáncer. Aunque se ha comprobado su eficacia en el trasplante o reemplazo de médula ósea en pacientes con leucemia, aún las investigaciones no arrojan suficientes evidencias científicas, que demuestren su eficacia para tratar otras patologías.

De ahí que, la Administración de Alimentos y Medicamentos, por sus siglas en inglés, (Food and Drug Administration, FDA) de los Estados Unidos haya expresado su preocupación por aquellos pacientes cuyas afecciones aún no tienen cura que pudieran caer en manos de inescrupulosos proveedores de tratamientos con células madre que son ilegales y potencialmente dañinos para la salud.

“Existe riesgo potencial cuando las células se transfieren a un área donde no tienen la misma función biológica que cumplían en su ubicación original en el cuerpo,” asevera la directora de la Oficina de Terapias con Células, Tejidos y Genes de la FDA, Stephanie Simek. “Las células que se ubican en otro lugar del organismo pueden multiplicarse, formar tumores o pueden migrar a otras zonas del cuerpo”, advierte.

No obstante, en el país varios centros de salud vienen realizando este tipo de terapias sin la debida autorización del Ministerio de Salud Pública.

Regeno Body, Mater Cell, Bio Eden, Family Cord y Células Madre Dominicana S.A, son algunos de los bancos de células madre que se publicitan a través de la internet y en algunos establecimientos de salud, ofertando la recuperación y conservación de pulpas de dientes de leche, así como sangre del cordón umbilical para tratar futuras enfermedades.

Terapia celular es ilegal en el país

La ministra Altagracia Guzmán Marcelino aseguró a la revista Gaceta Judicial que el uso de células con fines terapéuticos sin la debida autorización es ilegal, pues antes de iniciar operaciones, todo establecimiento de salud debe estar debidamente habilitado de conformidad con la Ley General de Salud, 42-01.

Sin embargo, la funcionaria reconoció que en el país no existe una normativa que regule y controle la terapia celular para evitar el incremento de casos fraudulentos y el turismo de trasplantes de células madres, al tiempo que aseguró que el Ministerio trabaja arduamente en la creación de un marco legal para la medicina regenerativa, teniendo en cuenta su auge a nivel mundial y sobre todo, para evitar la propaganda engañosa en el comercio nacional. Añadió que dicha normativa estaría lista en el primer semestre de este año.

La ministra afirmó que esa institución está dispuesta a trabajar con los actores de justicia y la sociedad civil a fin de evitar los delitos conexos al fraude con los tratamientos de células madre, al ser entrevistada por la presidenta del Consejo Nacional de Bioética en Salud (Conabios), Aura Celeste Fernández.

“No sólo para evitar esos delitos conexos, sino a mantener el liderazgo y la conducción en el tema como lo establecen la Constitución y las leyes de la República”, añadió la funcionaria.

Pacientes se han quejado ante el MP

Según el Conabios, una dependencia de Salud Pública con la facultad de asumir los lineamientos para el uso de células madre en el país, se tiene conocimiento de pacientes perjudicados por supuestos tratamientos de células madres que se han quejado ante el Ministerio Público, por lo que insisten en la necesidad de que estos casos sean manejados por el Poder Judicial para que conozca la normativa nacional e internacional existente.

“Estamos pues, ante hechos de una gravedad extrema, en cuanto en la República Dominicana hay profesionales de la Medicina que se atreven, sin el aval de los organismos correspondientes, a hacer tratamientos poniendo en riesgo a ciudadanos, quienes muchas veces en su desesperación y confiados en la autoridad del médico acceden “voluntariamente” a la ilusión que se les vende”, afirma Aura Celeste Fernández.

Aunque argumentó que se oponen a la investigación con células madre y a la aplicación de las pocas terapias que ya han sido aprobadas, esa entidad busca que los dominicanos no sean usados como conejillos de Indias y engañados con inventos no probados.

Advierte de riesgos

En el mismo tenor se expresó el médico cirujano y de trasplante y director del Instituto Nacional de Coordinación de Trasplante (Incort), Fernando Morales Billini, quien advirtió del riesgo que podrían suponer ciertos tratamientos, por sus efectos secundarios y la transmisión de enfermedades.

Billini deploró que en su afán por vender remedios milagrosos, algunas empresas usen publicidad engañosa para aprovecharse del miedo a futuras enfermedades, haciendo que las familias gasten grandes sumas de dinero para guardar sangre de cordón umbilical, dientes de leche, y otras células de distinto origen.

La Red/Consejo Iberoamericano de Donación y Trasplante (RCIDT) de la cual el país es miembro, en su “Declaración de Quito”, firmada en 2012 expresó su rechazo rotundo a la oferta de tratamientos curativos con células madre cuya eficacia no haya sido demostrada y que no garantice la seguridad de los pacientes.

Terapias celulares que han sido comprobadas

Las terapias celulares somáticas (sin incluir el trasplante de progenitores hematopoyéticos) que han mostrado su eficacia y seguridad son las usadas en el tratamiento de quemaduras y lesiones cutáneas; lesiones condrales en rodilla o tobillo; tratamiento de lesiones corneales y mini implantes epidérmicos para tratamiento de vitíligo; implantación de óvulos en mujeres con problemas de fertilidad y válvulas del corazón para reemplazar dañadas.

Reglamento no ha entrado en vigencia

El director ejecutivo del Conabios, Miguel Montalvo, cree que hasta que entre en vigencia el reglamento que rija los prestadores de salud que ofrecen ese servicio, estos deben atender al premio Nobel de Medicina 2012, cuando dijo: “Este tipo de práctica supone un problema enorme, son una amenaza. Muchas de las llamadas terapias de células madre se están llevando a cabo sin datos procedentes de ensayos ni pruebas clínicas de seguridad”.

FUENTE