OPRET

La Oficina para el Reordenamiento del Transporte (Opret) pondrá a prueba la extensión de la Segunda Línea del Metro de Santo Domingo en los próximos seis meses.Según informó el subdirector de la Opret, Leonel Carrasco, el túnel, obra más compleja de la continuación de la Línea II, alcanzó el 100% de los trabajos de obra civil. Sólo faltaría trabajar en la fase electromecánica, es decir, en la instalación del sistema de rieles y en la electricidad.

Mientras el puente sobre el río Ozama, cuyos rieles comunicará al Distrito Nacional con la Zona Oriental, se encamina en un 60%. “Ya al puente se le puede ver su imponencia, su majestuosidad. Estamos trabajando en la parte del río, que es la más crítica, en la dos pilas principales que van a sujetar el puente”, expresó. El puente tiene una longitud de 800 metros.

Carrasco dijo desconocer cuándo llegaran al país los seis trenes de tres módulos cada uno que se utilizarán. Asimismo, de las cuatro estaciones que comprenderá la Línea II-B, la que presenta mayor avance se ubica en la San Vicente de Paúl esquina Fernández de Navarrete.

Propuestas ferroviarias

Dentro del marco del cumplimiento de la Ley Nacional de Estrategia y Desarrollo, la Opret plantea tres propuestas en su programación para el 2016 para continuar con el sistema de red ferroviaria. “Tenemos tres alternativas la que el Gobierno elija seguirá la Opret”, señaló.

Estas son: extender la Línea II hasta la entrada de Los Alcarrizos, otra alternativa es continuar la extensión de ésta hasta el Acuario Nacional y como tercera propuesta está llevarla hasta San Isidro. La extensión que recorrería desde la entrada de Los Alcarrizos hasta conectar con la estación María Montez contará de seis estaciones.

Ante la pregunta de ¿cómo impactaría al tránsito la realización de estas obras?, el subdirector de la Opret contesta que “mejoraría el movimiento vehicular de Santo Domingo Este y toda la ciudad y vendría a “paliar” la problemática del transporte”.

La Opret termina el desalojo de 1,325 familias

Al referirse a los desalojos en la zona de impacto, donde se construye la extensión, Carrasco expresó que “nos hemos quitado un tremendo problema, un dolor de cabeza. Desalojamos a todos lo que teníamos que desalojar”.

Cerca de 1,325 familias fueron desalojadas de Los Mina, Gualey y el Distrito Nacional”, afirmó.

Indicó que el proceso de desalojo se realizó en común acuerdo con los propietarios e inquilinos de las viviendas.

El presupuesto que se estimó para indemnizarlas fue de 700 millones de pesos. La obra se ejecuta con una inversión de 385 millones de dólares.

FUENTE