cáncer-TRATAMIENTO-ESTUDIO-raccoon knows

Un nuevo gran avance en la investigación sobre el cáncer podría dar lugar a una nueva forma de tratamiento contra dicha enfermedad, una que es altamente especializada para cada paciente.

Los investigadores descubrieron que a pesar de que las células cancerosas mutan desordenadamente dentro del cuerpo de una persona, estas células dentro de cada paciente también tienen mutaciones comunes, las cuales podrían ser aisladas y combatidas por ciertas células inmunológicas.

 Considéralo de esta forma: las células cancerosas de un paciente inician con el mismo tronco del árbol, pero luego sacan distintos tipos de ramas. La nueva investigación muestra que ciertas células inmunológicas pueden “cortar el árbol desde el tronco en lugar de solo podar las ramas”, dijo a CNN el Dr. Sergio Quezada.

Quezada, del Instituto sobre el Cáncer de University College de Londres fue uno de los autores del estudio, el cual fue publicado el jueves en la revista Science.

Durante años, uno de los mayores obstáculos en la lucha contra el cáncer ha sido el hecho de que las células cancerosas de un tumor no son todas iguales.

“El tumor es una masa en evolución. Las mutaciones cambian aquí y allá. Las mutaciones en una zona del tumor generalmente son diferentes de las mutaciones en otras partes de los tumores”, dijo Quezada.

En una declaración hecha para Cancer Research UK, él comparó la lucha contra el cáncer con un policía que perseguía a una amplia gama de delincuentes.

“El sistema inmunológico del cuerpo funciona como el policía que trata de abordar al cáncer, los delincuentes. Los tumores que son diversos desde el punto de vista genético son como una banda de matones involucrados en distintos crímenes, desde robo hasta contrabando. Y el sistema inmune lucha por mantenerse por encima del cáncer, de la misma forma en la que resulta difícil para la policía cuando es mucho lo que está pasando”, dijo.

“Nuestra investigación muestra que en lugar de ir sin rumbo persiguiendo el crimen en diferentes vecindarios, nosotros podemos brindarle a la policía la información que ellos necesitan para llegar al jefe que se encuentra en la raíz del crimen organizado —o al punto débil en el tumor de un paciente— para eliminar el problema de una vez por todas”.

Cuáles son las implicaciones para el tratamiento

Quezada le dijo a CNN que este descubrimiento podría llevar a dos tipos de tratamiento:

1) Hacer vacunas personalizadas para enfocarse en las mutaciones centrales en cada paciente.

2) Identificar las células inmunes, o células T, que pueden combatir a esas mutaciones centrales, y luego multiplicar a esas células T en un laboratorio.

Quezada dijo que las vacunas personalizadas serían “la forma máxima de terapia personalizada”.

“Esto básicamente significaría tomar un tumor cancerígeno, encontrar el tronco y luego diseñar una vacuna para inyectársela al paciente”, dijo.

“El segundo enfoque es ‘pescar’ estás células —las células T— que reconocen al tronco, ampliarlas afuera del paciente e inyectárselas en el cuerpo”.

Quezada dijo que ningún ensayo en humanos había empezado a usar alguno de esos dos enfoques a la luz del estudio, pero dijo que espera que los ensayos empiecen en cuestión de cinco años.

Las limitaciones

Sin embargo, el descubrimiento no significa que todos los pacientes con cáncer vayan a curarse en un futuro cercano. El potencial para el nuevo tratamiento también tiene varias limitaciones.

Primero está “la velocidad a la que puedes generar la terapia personalizada”, dijo Quezada. “Algunos tipos de cáncer avanzan demasiado rápido”.

Desarrollar una vacuna personalizada, por ejemplo, podría tomar más tiempo del que le queda a un paciente.

En segundo lugar, sería costoso. Quezada dijo que él no tiene un cálculo respecto a cuánto costaría cada tipo de tratamiento, pero considerando la naturaleza altamente personalizada de cada uno, podría ser sumamente costoso.

“Ese va a ser un importante punto de discusión”, dijo.

Finalmente, tales tratamientos probablemente funcionarían mejor para algunos tipos de cáncer que para otros. Quezada dijo que el cáncer de pulmón y el melanoma serían los que con más probabilidades responderían bien a un tratamiento de este tipo.

Una colaboración enorme

Un equipo de 36 investigadores internacionales trabajó en el estudio, el cual incluyó a científicos de Londres, Estados Unidos, Dinamarca y Alemania. El estudio fue financiado por Cancer Research UK y por Rosetrees Trust.

“Esta es la colaboración más increíble en la que jamás he trabajado”, dijo Quezada. “Ha sido una montaña rusa increíble”.

La próxima montaña rusa será determinar cuándo podrán los pacientes recibir el tratamiento, y ver qué tan bien podría funcionar.

FUENTE