Lamar Odom-Raccoonknows.jpg

 

En lo que va de semana, Lamar Odom -exmarido de Khloé Kardashian ha sido visto en dos ocasiones en un bar del barrio de Queens (Nueva York) perteneciente a la franquiciaHooters, famosa por su atmósfera distendida y en especial por sus exuberantes camareras, cuyo uniforme consiste en unos pantalones muy cortos y tops muy ajustados con escotes más que prominentes.

Según ha reportado el diario británico Daily Mail, la noche del pasado martes Lamar acudió al local en compañía de unos amigos para intercambiar historias y disfrutar de una cena regada con alcohol, un ambiente que no parece el más adecuado para el exjugador de baloncesto después de que sufriera una sobredosis en octubre de 2015 en un prostíbulo de Nevada.

La noticia de la nueva y ajetreada vida social de Lamar ha salido a la luz apenas unos días después de que este se negara supuestamente a aceptar ayuda de algunos de sus allegados –su prima Alvina Alston, su exmujer Liza Morales y sus hijos-, quienes le organizaron una ‘intervención’ para intentar convencerle de que ingresara en el centro de rehabilitación Darryl Strawberry Recovery Center en St. Cloud (Florida).

La preocupación por el estado de salud de Lamar, además de por una posible recaída, ha aumentado en las últimas semanas, especialmente después de que en julio protagonizara un incidente en un vuelo de Los Ángeles a Nueva York, en el que acabó vomitando por los pasillos del avión por abusar unas horas antes del whisky y la cerveza, según informaba el portal TMZ.

Una de las personas que más está sufriendo por la vuelta a las andadas del exdeportista es su exmujer Khloé, que retomó el proceso legal para finalizar su matrimonio el pasado mayo.

“Lamar vuelve a tratar su cuerpo de la peor manera posible. Khloé esperaba que la experiencia del hospital hubiera tenido un efecto positivo en Lamar, pero ha sido todo lo contrario”, aseguraba una fuente a la revista People hace unas semanas.

Fuente

So what did you say you were doing tonight? #HootersMakesYouHappy 🍗

A photo posted by Hooters (@hooters) on