trump-mortgage-website-RACCOON KNOWS

En 2006, ya había señales de advertencia en relación a que el mercado inmobiliario estaba en problemas. Pero eso no disuadió a Donald Trump de entrar al negocio de las hipotecas.

Trump Mortgage, LLC inició sus operaciones en la primavera de 2006.

Pero la compañía no duró mucho.

Ahora, Trump, quien frecuentemente promociona su sagacidad en los negocios en sus eventos de campaña, está siendo criticado por la empresa fracasada.

Esto es lo que necesitas saber:

1. Era un mal momento

Aunque el estallido de la burbuja inmobiliaria aún no era del todo evidente, los precios de las viviendas habían empezado a bajar a principios de 2006.

En 2007, el punto mínimo fue cuando los propietarios de las viviendas comenzaron a incumplir en el pago de préstamos de mala calidad y cuando los precios de los bienes raíces se vinieron abajo. Las ejecuciones hipotecarias se dispararon, los prestamistas hipotecarios y los bancos se derrumbaron y los préstamos se agotaron. Este no es un ambiente fácil para recibir a un nuevo negocio hipotecario.

La compañía se describió a sí misma como la “compañía hipotecaria comercial más fuerte y más segura de la industria”, en una versión archivada de su página web.

2. Trump no estaba muy preocupado

A pesar de las señales de advertencia, Trump seguía estando optimista acerca del mercado de los bienes raíces.

Durante una entrevista en CNBC en abril de 2006, Trump dijo que él pensaba que era “un buen momento para comenzar una compañía hipotecaria”, de acuerdo con una transcripción de la entrevista.

“He estado escuchando acerca de esta burbuja durante muchos años de parte de ustedes y de todos los demás en su mundo, pero no lo he visto. Les dejaré saber cuando lo vea”.

También dijo durante la entrevista que la compañía estaba “inundada” de clientes que buscaban financiamiento y que el “mercado de bienes raíces va a ser muy fuerte durante mucho tiempo en el futuro”.

Tristemente, no lo fue.

3. En realidad no prestaba dinero

Trump Mortgage se lanzó como un corredor de hipotecas, lo que significa que ayudaba a facilitar préstamos entre solicitantes y prestamistas pero nunca prestó ningún dinero a los compradores de casas.

Pero ese podría haber sido el siguiente paso. El Wall Street Journal informó que Trump estaba considerando iniciar un banco hipotecario.

Las publicaciones de puestos de trabajo en un archivo de la página de TrumpMortgage.com muestran que la compañía estaba buscando un creador de hipotecas y un procesador de préstamos. Ambas posiciones requerían conocimientos de diferentes tipos de préstamos, entre ellos los préstamos no preferentes y los préstamos respaldados por el gobierno.

4. Las calificaciones del director ejecutivo causaron asombro

Estaba previsto que E.J. Ridins dirigiera Trump Mortgage, pero sus credenciales de negocios generaron algunas señales de alerta.

Un informe de 2006 realizado por Money Magazine afirmó que Ridings hizo “afirmaciones falsas o engañosas” acerca de su experiencia profesional. El artículo ponía en duda sus afirmaciones de que era un alto ejecutivo de Wall Street y su experiencia en el mundo hipotecario.

5. El plan era educar a los consumidores

La compañía afirmaba que lo más importante para ellos era la transparencia, y que su objetivo era educar a los prestamistas para ayudarlos a entender sus opciones de préstamos.

La misión de la compañía indicaba que la “confianza” era una parte importante del proceso.

El Trump Mortgage Team está dedicado a asegurarse de que cada préstamo y cada cliente no reciba menos que la completa experiencia Trump: integridad, honestidad, seguridad, orientación y un servicio personal excepcional”, leía el sitio web.

6. No duró mucho

Trump Mortgage cerró en 2007, menos de dos años después de haber abierto.

Informes de noticias mencionaron que la compañía no logró llegar a sus objetivos financieros, y Trump le atribuyó parte de la culpa a sus ejecutivos.

Trump se separó de la compañía, y supuestamente dijo que no se quería involucrar demasiado en el negocio hipotecario.

7. La campaña de Trump le resta importancia a su papel

En abril de 2006, Trump salió al escenario en el lanzamiento de prensa de la compañía en Trump Towers. Él dijo que la compañía iba a ser muy exitosa, según el New York Times.

Hoy, la campaña presidencial de Trump dice que el negocio fracasado es “un asunto pequeño”.

“Ese fue un pequeño asunto el que Trump consideró, pero con el que a la larga nunca avanzó porque el señor Trump decidió que él no quería estar en el negocio, al prever el debacle del mercado”, le dijo a CNNMoney la portavoz de la campaña de Trump, Hope Hicks, vía correo electrónico.

Cuando se le pidió una aclaración adicional, Hicks repitió que la compañía era “solo un vistazo”.

“El señor Trump tiene más de 500 compañías. Este fue solamente un vistazo, pero decidió que no le gustaba el mercado”.

FUENTE