image
El fin de semana que acaba de terminar definitivamente fue de fiesta para la comunidad GLBT.

El viernes se legalizó el matrimonio entre personas del mismo sexo en todo Estados Unidos, y muchas ciudades, como Nueva York, celebraron este fin de semana la marcha del orgullo gay.

Como siempre, las marchas gays están repletas de color, alegría, disfraces y música a todo volumen…

Pero sin duda uno de los momentos que más emocionó sucedió en Nueva York, cuando un policía que formaba parte del escuadrón que cuidaba del orden público durante el paso de los marchantes se sumó de una manera muy divertida.

Un miembro del equipo gay de softball de la gran manzana decidió invitar al guapo policía, y el agente no dudó en aceptar la propuesta. De inmediato, el público abrió espacio para que estos dos chicos pudieran bailar y divertirse al ritmo de la música, los aplausos y la tolerancia.

El policía luego dio declaraciones a varios medios y aseguró que es completamente heterosexual, pero que quería celebrar con sus amigos de la comunidad GLBT.

Fuente