alimentos-salud intestinal-Raccoonknows.jpg

 

Sabías que los alimentos ricos en grasa aumentan los niveles de acidez del estómago y pueden irritar el intestino, además de provocar reflujo? A largo plazo, además, derivar en trastornos metabólicos.

Los intestinos desempeñan un papel muy importante en nuestra salud

A través de sus funciones se lleva a cabo el proceso de absorción de nutrientes y, a su vez, se completa la eliminación de los desechos que el cuerpo no necesita.

En estos habitan millones de bacterias que, contrario a lo que algunos piensan, son necesarias para un buen proceso digestivo dado que se encargan de descomponer algunas sustancias que el cuerpo no puede digerir por sí solo.

Además, ayudan a producir algunas vitaminas esenciales y, por si fuera poco, le brindan energía al organismo y fortalecen el sistema inmunitario.

El problema es que, algunas veces, los malos hábitos alimenticios le ocasionan alteraciones que, además de impedir su buen funcionamiento, generan síntomas y afecciones que afectan la calidad de vida.

Lo más preocupante es que muchos no saben cuáles son los alimentos perjudiciales y por qué su ingesta acarrea estos efectos negativos.

Por esta razón, a continuación vamos a revelar los 7 principales y las razones para reducirlos al máximo de la dieta.

1. Cereales ricos en gluten

Harinas
Mientras que la fibra de algunos cereales integrales puede mejorar la función de los intestinos, el gluten de los refinados les puede ocasionar molestos problemas.

Esta proteína no se puede digerir o metabolizar de forma correcta, lo cual conduce a alergias y reacciones adversas en la salud intestinal.

Su consumo excesivo aumenta los niveles de inflamación y, de no controlarse, puede provocar enfermedades autoinmunitarias como:

Diabetes.
Artritis.
Alzhéimer.
Lupus.
Fibromialgia.
Esclerosis múltiple.
Enfermedad de Crohn.
¿Quieres conocer más? Lee: 9 alimentos que combaten la inflamación

2. Carnes rojas

El consumo habitual de carnes rojas no solo incrementa el riesgo de gota sino que puede afectar los tejidos del cuerpo, aumentando sus niveles de inflamación.

Este tipo de alimentos son más difíciles de digerir en comparación con las carnes magras y, dado que ralentizan la digestión, están relacionadas con síntomas digestivos como:

Inflamación abdominal
Gases
Cabe destacar que también alteran el pH del intestino, lo cual disminuye la presencia de bacterias saludables y, por ende, aumenta la susceptibilidad a infecciones.

3. Grasas y frituras

Consumes grasas y procesados
Las frituras y los alimentos ricos en grasa son bastante adictivos y, a largo plazo, pueden ocasionar trastornos metabólicos y sobrepeso.

Además, de forma inmediata, irritan el intestino y aumentan los niveles de acidez en el estómago, y pueden provocar molestias como el reflujo ácido.

Los pacientes con síndrome de colon irritable, gastritis y otros trastornos del sistema digestivo deben evitar su consumo.

4. Lácteos

Si bien los productos lácteos contienen nutrientes que le aportan muchos beneficios al cuerpo, su ingesta debe ser evitada por aquellos que presentan intolerancia a la lactosa.

Aunque son deliciosos y acompañan muchos de los platos que solemos consumir, está comprobado que son los responsables de muchas dificultades en el intestino.

La grasa, la lactosa y sus proteínas afectan de forma directa la salud intestinal. Así, alteran su microbioma y dificultan el proceso de eliminación de los desechos.
También está relacionado con las reacciones inflamatorias y problemas comunes como el estreñimiento y la diarrea.

5. Pimientos picantes

pimienta de Cayena
Los pimientos picantes le aportan un toque especial a los platos y, por si fuera poco, contienen poderosos antioxidantes que protegen el organismo frente al daño oxidativo.

El problema es que su ingesta, en especial en pacientes con problemas digestivos, ocasiona una fuerte irritación en el revestimiento del estómago y los intestinos.

Como consecuencia, incrementan los episodios de acidez, reflujo ácido y gastritis.

6. El café y las bebidas gaseosas

El café, los refrescos y las gaseosas están relacionadas con el aumento del reflujo ácido y la inflamación intestinal.

Estas bebidas relajan el esfínter esofágico, lo cual facilita el retorno de los jugos ácidos hacia la parte superior del cuerpo.

Por otro lado, su alto contenido de azúcares y sustancias añadidas generan alteraciones en la salud del intestino, llegando a producir diarreas y fuertes dolores abdominales.

Visita este artículo: Síntomas que nos permiten identificar la causa del dolor abdominal

7. Alimentos enlatados o procesados

Comida-enlatada
El mercado está invadido con una amplia variedad de alimentos enlatados o preparados a través de procesos industriales que afectan su calidad nutricional.

Muchos consideran que son una opción de alimentación rápida, ya que suelen ser deliciosos y no son difíciles de cocinar.

Lo que la industria no advierte es que son pobres en nutrientes esenciales y, en su lugar, están llenos de sustancias químicas añadidas que afectan tanto la salud intestinal como las funciones de otros sistemas del cuerpo.

Su ingesta se ha relacionado con el riesgo de enfermedades metabólicas, el síndrome de colon irritable y varios tipos de cánceres.

Fuente