precio

SANTO DOMINGO. Un estudio presentado por la firma consultora EY, revela que los consumidores dominicanos, independientemente de su nivel de ingresos, prefieren comprar productos de bajo precio, sobre sus competidores de alto

Conforme crece la frecuencia de compra y se contrae el desembolso, los consumidores prefieren los empaques pequeños, que han pasado de ser un 55% del consumo a un 59%.

Además, según el estudio se están dejando de hacer grandes compras mensuales o quincenales, pues los consumidores prefieren ir a los diferentes canales para adquirir una lista corta de productos.

En ese sentido, las marcas de bajo precio significan el 60% en las clases altas y el 63% en las clases bajas, por lo que el tema de productos accesibles no necesariamente es un tema de clases sociales bajas, sino que alcanza a todos los estratos sociales.

El informe sobre productos de consumo y retail demuestra que aunque van más de compras, gastan menos. También refleja que prefieren los empaques pequeños, evitan las grandes compras y que los productos de bajo precio no distinguen la clase económica.

El estudio revela que desde 2011, se ha observado un crecimiento en el valor de las compras, pero no del volumen de las mismas. En el caso regional, según el informe de EY en promedio en un año, los centroamericanos y de la región del Caribe salen 211 veces de compras, lo que significa un aumento del 10% en la frecuencia; no obstante, en el 2015 gastaron un 8% menos en comparación con el 2014.

“El informe explica que el sector retail en República Dominicana, presenta retos para el crecimiento sostenido de la industria, por lo que conocer las tendencias es fundamental”, afirmó Jorge Hernández, Líder del Sector de Productos de Consumo y Retail de EY Centroamérica, Panamá y República Dominicana.

“El sector de Consumer Products and Retail está pasando de ser un negocio para el sector de consumo, a uno donde el consumidor tiene el control. Las marcas hoy en día son el producto de las interacciones entre los consumidores redes sociales”, añadió Hernández.

Para la mayoría de las empresas, ya no se puede depender de los canales tradicionales para impulsar el crecimiento. Actualmente, el 93% de las ventas se realiza en tiendas, pero se espera que dentro de 5 años caiga al 81%

“El crecimiento se ha vuelto más difícil. Los supermercados tienen dificultades para mantener la cuota de mercado, pues los consumidores son muy resistentes al aumento de precios y ha habido poca innovación exitosa”, explicó.

FUENTE