Vieja Barquita

SANTO DOMINGO ESTE. El fantasma de las lluvias y la amenaza del río Ozama siguen rondando en la vieja Barquita donde todavía viven cientos de familias en la zona vulnerable.

Aunque ya han sido trasladas, hasta ayer, a la Nueva Barquita 620 familias, aún viven unas ocho familias en el lugar de mayor peligro por falta de acuerdo con los propietarios de los inmuebles.

Los que están en mayor peligro son los que residen en los alrededores de la cañada y en la parte Este hasta no se puede llegar en vehículos debido a que en vez de calles lo que existe son callejones.

El desalojo y traslado ha sido constante, pero todavía falta más de la mitad por reubicar. Nelson Camilo, encargado del traslado de las familias cuenta que algunas no han sido trasladas porque no tienen documentos como acta de nacimiento y cédula que permitan registrarlos en el nuevo proyecto.

Informa que la Presidencia de la República le está dando seguimiento a esos casos especiales que suman ocho, pero también de haitianos propietarios que tampoco tienen documentos de identidad.

“Nosotros estamos continuando en las áreas más vulnerables, si se ponen a ver la parte superior se están quedando en la zona, aunque están dentro del padrón y las casas que están en mayor peligro son las que estamos mudando”, explicó.

Todavía quedan los casos de los propietarios no residentes que están en manos de Bienes Nacionales y la Dirección General de Catastro que hace una evaluación para pagarle las viviendas. Ningunas de las casas que están en esa situación ha sido derribada, informa Camilo.

Pero existen casos como el de la señora Cruz García que se mantiene en su casita junto a su familia. Ella alega que no le quieren dar su casa a pesar de que fue censada, pero los responsables de la mudanza explican que las familia que originalmente vivía en la casa que ahora ocupa ya tienen su vivienda nueva.

FUENTE