Fiscal

SANTO DOMINGO. La fiscal de la Corte de Apelación, Sourelly Jáquez, y el agente de la Autoridad Metropolitana de Transporte (AMET), Richardson Saba Núñez, conciliaron ayer el caso surgido a propósito de una infracción de tránsito, que se volvió viral en las redes sociales, y por la que el agente fue enviado a la cárcel de Najayo durante un mes.

Ambos leyeron un documento a la prensa, sentados uno al lado del otro, y en presencia de la fiscal titular del Distrito Nacional y el procurador Germán Miranda Villalona, de la Procuraduría Anti Lavado de Activos y Terrorismo, pero en ningún momento se miraron, ni se pidieron perdón mutuamente.

“Reitero mis disculpas al pueblo dominicano y a la Autoridad Metropolitana del Transporte, ya que el que me conoce y sabe mi trayectoria sabe de mi integridad y honestidad. Sin embargo, como ser humano no soy perfecta. Intento cada día ser mejor”, dijo la fiscal, quien se comprometió a pagar la multa por la infracción que cometió.

De su lado, el agente afirmó: “Fui criado por una familia muy humilde y trabajadora… tengo tres hijos, por los cuales lucho cada día, decidí ser policía, porque siempre me ha gustado servir a la patria. Lamento que mi familia haya tenido que pasar por esa situación. Involuntariamente agredí a la magistrada Sourelly Jáquez, no fue mi intención, pero lo lamento mucho, porque ella es una dama, y yo siempre he sido respetuoso con todas las personas, sobre todo con las mujeres”.

El hecho ocurrió el pasado día 10 en la avenida Enriquillo del Distrito Nacional, cuando la fiscal se estacionó en una aérea que no debía.

Ante el acuerdo, la Fiscalía decidió archivar definitivamente la querella, en virtud de lo que establece el artículo 281 del Código Procesal Penal y el agente, quien guarda prisión, será liberado cuando complete los tramites correspondientes.

FUENTE