Gemma Wale-gritar-sexo-raccoon-knows

Gemma Wale, de 23 años y madre de dos hijos, fue condenada a dos semanas de cárcel por “romper normas de comportamiento social”, según el Daily Mail. El nivel sonoro de los gritos y gemidos de la británica en sus relaciones sexuales era tal que imposibilitaba la convivencia.

“Tenía que subir la televisión a todo volumen para poder neutralizar el ruido”, señaló al portal de noticias un vecino de la “mujer del infierno”, como la apodaron en el edificio de Small Heath, en Birmingham, Inglaterra, donde vive.

Otro de los residentes del complejo declaró, ya en el tribunal, que la joven los había despertado con sus gritos y gemidos en una ocasión a finales de enero. “Esto duró diez minutos”, agregó.

Asimismo, los ex vecinos de Wale en Shard End, de donde fue expulsada el año pasado, dijeron que había sido “una pesadilla viviente”.

Según el Daily Mail, la jueza a cargo de la causa, Emma Kelly, pidió la ejecución inmediata de la sentencia dada “la cantidad de infracciones” y “la falta de remordimiento” por parte de la demandada, que ni siquiera se presentó en la Corte el día de la audiencia.

Además de los gritos sexuales, Whale fue condenada por insultos y por escuchar música muy fuerte.

La joven fue encarcelada el pasado 12 de mayo y ya cumplió con las dos semanas de condena.

FUENTE