marihuana-fumar-memoria-canabis-recreativo-raccoon knows

Las personas que fumaron marihuana regularmente en su adolescencia recordaban menos palabras cuando entraron a la etapa de adultos, según un nuevo estudio publicado en línea por JAMA Internal Medicine.

 El uso de la marihuana es cada vez más común entre los adolescentes y los adultos jóvenes en Estados Unidos. De hecho, una encuesta reciente de estudiantes de escuela secundaria encontró que más adolescentes consumen marihuana en lugar de tabaco. Una de las razones es la percepción de que no es dañina.

Para este estudio, los investigadores seleccionaron aleatoriamente a más de 5.000 jóvenes adultos entre los 18 y 30 años y les dieron seguimiento en distintos puntos en el transcurso de 25 años. Al final de los 25 años, había más de 3.400 participantes en el estudio. Se midió su función cognitiva utilizando pruebas estandarizadas de memoria verbal, velocidad de procesamiento y función ejecutiva.

Ellos encontraron que el consumo actual de la marihuana estaba vinculado con un desempeño más bajo en la memoria verbal y la velocidad de procesamiento, y la exposición a la marihuana durante toda la vida estaba relacionada con el peor desempeño en las tres áreas de la función cognitiva. Aunque la exposición previa a la marihuana estaba vinculada con el peor desempeño en la memoria verbal, esto no parece afectar otros campos de la función cognitiva.

No está claro si existen efectos a largo plazo sobre la memoria a causa del uso ocasional de la marihuana en las etapas tempranas de la vida, y si existe un impacto en otras áreas de la función cognitiva.

Por cada cinco años de exposición previa a la marihuana, la memoria verbal era más baja: más o menos la mitad de los participantes recordaron una palabra menos de una lista de 15 palabras, según el estudio.

“En este estudio, hay tantas mujeres como hombres, tantos negros como blancos, tantas personas con un grado menor de educación, como con un grado superior”, dijo el Dr. Reto Auer, uno de los autores del estudio.

“Proporciona una mejor idea de cuál es la relación en la población general”.

Auer dijo que existe una falta de estudios bien realizados sobre este tema. Como suele ser el caso, se necesita hacer más investigaciones, dijo.

Estudios previos muestran resultados similares y constantes sobre los posibles efectos del uso de la marihuana con el tiempo.

Los investigadores en Nueva Zelanda encontraron que las personas que consumían marihuana frecuentemente en el transcurso de varias décadas tenían una función cognitiva más baja que quienes no participaban en el consumo regular. Por “regular” se entiende a aquellos con cinco años acumulativos de consumo de marihuana durante su vida. El estudio analizó el IQ a los 13 años de edad, antes de iniciar el consumo de marihuana, y de nuevo a los 38. Los resultados evidenciaron que quienes iniciaron temprano y los usuarios constantes demostraron la disminución más grande en las puntuaciones de IQ.

Con la liberalización de las leyes sobre la marihuana medicinal en Estados Unidos, se está haciendo más fácil que los adolescentes participen en el persistente uso diario de la marihuana, según un comentario también publicado en la revista JAMA Internal Medicine.

Este cambio hace que el acceso a la marihuana sea más fácil y podría tener un impacto en el aumento del consumo de la marihuana en Estados Unidos, indicó.

“El desafío para la salud pública es encontrar formas efectivas de informar a los jóvenes que consumen, o están considerando consumir marihuana, sobre los riesgos cognitivos y los otros riesgos del uso diario a largo plazo”, escribieron los autores Wayne Hall del Center for Youth Substance Abuse Research en la Universidad de Queensland en Australia y Michael Lynskey del National Addiction Center en el King’s College London.

“Los adultos jóvenes podrían mostrarse escépticos sobre los consejos respecto a los supuestos efectos contrarios para la salud por el consumo de marihuana, lo cual podrían ver como exagerados para justificar la prohibición de su uso”, escriben los autores. “Realizar más investigaciones sobre cómo los jóvenes interpretan la evidencia de los daños a causa de la marihuana y otras drogas sería útil para diseñar consejos de salud más efectivos”.

FUENTE