game-of-thrones-1-season-6-RACCOON KNOWS

El esfuerzo por encubrir algo por lo general es peor que el crimen. En la televisión últimamente las evasivas y las mentiras pueden ser peores que un cambio inesperado en las historias.

Si no has visto el más reciente capítulo de Game of Thrones probablemente no debas seguir leyendo pues revelaremos datos de la historia. Los que ya lo vieron ya tienen la respuesta a la pregunta de si Jon Snow realmente había muerto, después de meses de especulación sobre si el personaje desaparecería y el actor que lo interpreta, Kit Harington, pasaría a su siguiente papel en otro show.

“Muerto es muerto”, les dijo a los reporteros Michael Lombardo, jefe de programación de HBO, en julio de 2015. A grandes rasgos, que Snow reviva es algo que cabe en la narrativa del show, pues es un universo con dragones, criaturas fantásticas y monstruos.

La última polémica de GOT recuerda a la pregunta que tuvieron los fanáticos de The Walking Dead cuando especulaban si Glenn había muerto o no. En ese caso, los productores pusieron al personaje en una situación de la que no podía escapar e incluso quitaron el nombre del actor de los créditos.

Por otra parte, los fanáticos de The Blacklist por el momento creen que uno de los personajes principales del show ha muerto. Pero como la actriz que la interpreta está embarazada, muchos creen que es sólo una distracción.

Los seguidores de las series suelen perdonar a los escritores en sus esfuerzos por aumentar la emoción y expectativa de una audiencia cada vez más demandante.

Por todo eso, sin embargo, está mal mentir. Las cadenas y los productores no están protegiendo la seguridad nacional y sólo deben lidiar con los fanáticos y la prensa, por lo que no hay razón para confiar en ellos.

A grandes rasgos, el destino de un personaje de ficción no debería causar tanta conmoción. Sin embargo los millones que ven ‘Game of Thrones’ o ‘The Walking Dead’ merecen respeto. Es mejor decir “no hay comentarios por el momento” que decir mentiras.

Algunos fanáticos agradecerán que los personajes ‘revivan’. Otros programas como ‘Sleepy Hollow’ enfurecieron a los seguidores con la muerte de algunos personajes.

Al jugar con la verdad, sin embargo, estos shows han sufrido otro tipo de baja: Glenn o Jon Snow podrán vivir, pero la credibilidad de los productores ha muerto.

FUENTE