General Motors anunció este martes que moverá parte de la producción de su nueva generación de camionetas pick-up de México a Michigan, con lo que generará 450 nuevos empleos en Estados Unidos.

“Mientras la base manufacturera de Estados Unidos crezca, seremos capaces de incrementar nuestra inversión, tener más trabajos” en el país norteamericano, dijo la presidenta de GM, Mary Barra, de acuerdo con el comunicado.

Además, la automotriz dijo que uno de sus proveedores, cuyo nombre no especificó en el comunicado, “se ha comprometido a hacer las partes de la siguiente generación de la camioneta pick-up en Michigan, con lo que moverá 100 empleos adicionales de México a Estados Unidos”.

El anuncio de la empresa, que comprende una inversión 1.000 millones de dólares adicionales a los 2.900 que dio a conocer el año pasado en el país, se da tras una serie de amenazas del presidente electo Donald Trump hacia armadoras que trabajaban en México, y que derivó en que empresas como Ford cancelaran inversiones en el país a principios de enero.

“La nueva inversión cubre múltiples vehículos, avances tecnológicos y componentes para proyectos”, que retendrán y generarán en total 1.500 puestos de trabajo, señaló el comunicado.

Se espera que en los próximos años, esta cifra se eleve hasta 5.000 empleos, detalló la empresa.

Tras la noticia, Donald Trump, quien asumirá la presidencia del país este viernes, atribuyó la decisión de General Motors a su plan de reducción de empleos y dijo que las empresas están viendo “algo grande”.

FUENTE