image

 

George Clooney está muy preocupado con su esposa Amal Clooney, quien ha estado bajando y bajando de peso a cada día que pasa. Al parecer la nueva vida de la abogada inglesa la tiene demasiado estresada, y por ello no ha estado alimentándose bien.

Una fuente de la revista OK! afirmó que el actor ya le dio un ultimátum: si su carrera y sus compromisos empiezan a afectar su salud, será hora de repensar su vida.

“Además de ser esposa de uno de los actores más codiciados de Hollywood, Amal tiene muchas cosas pasando por su cabeza, ella simplemente no logra relajarse. Tiene su trabajo como abogada de derechos humanos, tiene su trabajo en la universidad de Columbia, ella casi no tiene tiempo para comer”, revela el informante.

Fuente