El Chino

SANTO DOMINGO. El presidente de la Suprema Corte de Justicia (SCJ), Mariano Germán Mejía, ordenó una investigación en relación con la decisión de la jueza del Cuarto Tribunal Colegiado, Pilar Rufino Díaz, de otorgar prisión domiciliaria al imputado de narcotráfico y lavado de activos, Pascual Cordero Martínez (El Chino).

Para tales fines se apoderó a la Inspectoría General del Consejo del Poder Judicial a fin de que rinda un informe del caso.

Germán Mejía tomó la decisión en virtud a las atribuciones que le confiere el reglamento administrativo interno del Consejo del Poder Judicial.
Ayer, el procurador general, Francisco Domínguez Brito, solicitó a la SCJ investigar el dictamen de la magistrada.

La jueza justificó su sentencia al argumentar que la adoptó bajo el entendido de que el imputado requiere atenciones médicas.

Rufino Díaz reconoció que El Chino no depositó ninguna certificación médica, pero que mostró en audiencia las operaciones que se ha realizado. En ese sentido, dijo que entendió que se merecía recibir atenciones médicas.

El presidente de la SCJ habló al encabezar esta mañana la juramentaron de los 36 miembros de las comisiones regionales de seguimiento a la administración de justicia de los departamentos judiciales del país.

Continúa detenido
Aunque Pilar Rufino dispuso arresto domiciliario a Pascual Cordero Martínez (El Chino), en el caso que, por lavado de activos, narcotráfico y asociación de malhechores, se le sigue en el Distrito Nacional, el acusado continúa en la cárcel preventiva de Pedro Santana, en El Seibo, por un expediente en la jurisdicción de la provincia La Altagracia.

FUENTE