militancia

SANTO DOMINGO. La militancia de los partidos mayoritarios y tradicionales se ha venido cuestionando debido a que las organizaciones abren de manera indiscriminada su padrón en los procesos electorales, y tienen una membresía abultada que solo justifica el clientelismo político del Estado.

Uno que ha hecho una autocrítica es el vocero de los diputados del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), Gustavo Sánchez, quien considera que su partido debió clasificar su membresía en miembros y militantes, tal y como se acogió en el VI Congreso, desestimada luego en otros siguientes.

“Lo que pasa es que en el Partido de la Liberación Dominicana ya somos casi cuatro millones de miembros, tenemos casi tres mil presidentes de Comités Intermedios y más de 600 miembros del Comité Central. El PLD debe calificar cuáles son sus miembros y cuáles son sus militantes”, argumentó.

Sánchez sostuvo que el PLD ha crecido tanto que ronda el 40 por ciento del padrón electoral.

“El padrón electoral que tenemos es de siete millones y tantos, y el PLD tiene unos tres millones de miembros de su matrícula”, agregó.

Refirió que el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) tiene una matrícula de 200 mil miembros y que la población de España es de unos 50 millones, es decir, casi cinco veces más grande que la de República Dominicana en términos de población.

“El Partido de la Liberación Dominicana tiene casi 15 veces la matrícula de miembros que tiene el PSOE. No hay cama pa’ tanta gente”, manifestó Sánchez.

Fortaleza de partidos

El vicepresidente del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), Eduardo Jorge Prats, analizó que la democracia dominicana es fuerte porque los partidos siguen convocando con gran intensidad la adhesión de militantes y simpatizantes en cada torneo electoral, contrario a otros países en donde el descalabro de los partidos llevó al surgimiento de liderazgos mesiánicos, autoritarios y populistas.

“Las grandes reformas legislativas e institucionales en nuestro país han sido hechas por los partidos”, indicó.

Jorge Prats estimó que en el país no hay problemas de gobernabilidad sino que más bien se requiere un gran consenso de las fuerzas políticas y sociales para las grandes reformas, incluyendo la reforma político-electoral, para hacer más democráticos e institucionales a los partidos y más transparente y eficiente al sistema electoral, cuya concertación fue impedida por el abandono del Partido Revolucionario Moderno del escenario del diálogo y por su insistencia de que se discutiera en el marco del diálogo la integración de una JCE cuya designación es atribución exclusiva del Senado y no del diálogo ni del presidente Danilo Medina.

Ponderó que el empresariado y la sociedad civil juegan un rol fundamental e irrenunciable en estas reformas, impulsadas por el presidente Medina, principalmente aquellas que atañen al pacto fiscal, el pacto eléctrico, la reforma del sistema de transporte y la activación de las empresas para la activación del empleo.

“Pero los partidos no son una retranca para el desarrollo nacional, sino que siguen y seguirán siendo un soporte clave del sistema institucional y de las reformas”, enfatizó.

Las masas en el padrón

La militancia actual de los partidos políticos, en las cuatro principales organizaciones, ninguna de las cuales tiene un número exacto, ronda 5.3 millones de personas, cuando en los comicios pasados solo votaron 4.7 millones de 6.7 registrados. El PLD tiene alrededor de tres millones inscritos. El Partido Revolucionario Moderno (PRM) cuenta con alrededor de un millón 250 mil miembros, según su secretario de organización, Deligne Ascensión. El Partido Reformista Social Cristiano (PRSC) y el Revolucionario Dominicano (PRD) tienen unos 500 mil cada uno.

FUENTE