Investigan la supuesta matanza de 16 civiles por parte de agentes de la Policía Federal

 

El Gobierno mexicano ha ordenado a la Procuraduría General de la República (PGR, fiscalía) investigar la supuesta matanza de 16 civiles por parte de agentes de la Policía Federal en el estado de Michoacán, informó hoy el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio.

En un mensaje a la prensa, Osorio se refirió al reporte publicado el domingo por la revista Proceso según el cual el pasado 6 de enero policías federales a bordo de decenas de vehículos irrumpieron en el centro de Apatzingán, Michoacán, y abrieron fuego contra civiles, lo que causó la muerte de al menos 16 personas y heridas a muchas más.

El funcionario afirmó que “las instituciones de seguridad del Gobierno de la República han realizado una importante labor de apoyo a la población en Michoacán, y particularmente a la región de Tierra Caliente”.

Añadió que el Gobierno ha “trabajando intensamente para que las fuerzas federales sean siempre ejemplo de honestidad, apego a derecho y respeto estricto a los derechos humanos”.

“Por ello, en este caso específico, se ha solicitado a la Procuraduría General de la República y a la Unidad de Asuntos Internos de la Policía Federal realizar la investigación correspondiente para aclarar los hechos”, dijo.

Aseguró que la ciudadanía será debidamente informada del resultado de estas investigaciones, y añadió que también existe una denuncia abierta desde que ocurrieron los hechos ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), la cual realiza su propia pesquisa.

Los comentarios de Osorio se suman a un boletín emitido el sábado por la Comisión Nacional de Seguridad en que la institución dijo haber recibido de forma anónima un vídeo “del cual se pueden inferir presuntos actos de uso excesivo de la fuerza o abuso de autoridad por parte de elementos de la Policía Federal” en Apatzingán.

La Comisión indicó que notificó de a la PGR y a la Unidad de Asuntos Internos de la Policía Federal “para que lleven a cabo las investigaciones correspondientes y definir o en su caso deslindar responsabilidades contra servidores públicos”.

De acuerdo con el reportaje de Proceso, basado en testimonios de 39 personas, grabaciones de audio y otros elementos, los agentes federales dispararon el 9 de enero contra civiles desarmados, integrantes de la Fuerza Rural, que se habían apoderado de la alcaldía de Apatzingán.

La unidad de esa fuerza policial a la que pertenecían los manifestantes había sido disuelta 20 días antes por el entonces comisionado federal para Michoacán, Alfredo Castillo, sin pagarle a sus integrantes, según el trabajo periodístico.

El líder de los inconformes era Nicolás Sierra, cabecilla también de un grupo conocido como los Viagras, acusados de ser exmiembros del cártel de los Caballeros Templarios infiltrados en los grupos de autodefensa que surgieron en febrero de 2013 y que fueron legalizados como Fuerza Rural en mayo del año pasado.

De acuerdo con la versión oficial, un civil murió durante la operación para recuperar la alcaldía de Apatzingán y ocho más fallecieron en un enfrentamiento posterior con los agentes federales cuando intentaban recuperar los vehículos decomisados durante el desalojo del palacio municipal.

Según dijo el entonces comisionado Castillo, la mayoría de las víctimas murieron por “fuego cruzado” en medio de la confrontación.

El 22 de enero pasado el Gobierno federal disolvió la Comisión para la Seguridad y el Desarrollo Integral de Michoacán, de la que era titular Castillo, quien el 16 de abril asumió el cargo de director de la Comisión Nacional del Deporte.

FUENTE