image

 

El hospital St Mary’s de Londres ha puesto en marcha una investigación después de que se hayan encontrado rastros de cocaína detrás de la cisterna de uno de los baños del centro, donde se espera que Kate Middleton dé a luz en breve a su segundo hijo junto al príncipe William.

La evidencia del consumo de este tipo de droga de clase A ha sido descubierta por un reportero del periódico británico Daily Mirror, utilizando unas toallitas que detectan su rastro en las superficies con las que ha estado en contacto. Sin embargo, el aseo donde se realizó la prueba se encuentra en el ala Cambridge, situada en un edificio diferente al del ala Lindo, donde está la suite en la que nacerá el segundo hijo de Kate.

“Nos tomamos la seguridad de nuestros pacientes y nuestro personal muy en serio. Tenemos seguridad en nuestros hospitales 24 horas al día, los siete días de la semana, y circuitos de cámaras cubriendo zonas estratégicas dentro y fuera de los edificios, que son monitoreados por nuestros equipos de seguridad. Trabajamos codo con codo con la policía para investigar las denuncias con atención, y tomar medidas para asegurar la seguridad de nuestros compañeros, nuestros pacientes y la de sus familias. Si existen evidencias de que una persona está consumiendo sustancias ilegales en uno de nuestros centros, tomaremos acciones inmediatamente”, aseguró un portavoz del Servicio Nacional de Salud de Reino Unido al periódico Daily Mail.

Por su parte, la duquesa -que habría salido de cuentas hace ya casi una semana- y el príncipe William, continúan adelante con su vida normal. Estos últimos días se les ha podido ver acudiendo a la piscina del palacio de Buckingham para disfrutar de un baño junto a su hijo Jorge, y quizá también aconsejados por los médicos, quienes considerarían este ejercicio como algo óptimo para favorecer el parto.

Fuente