Arnold Schwarzenegger-Donald Trump-Raccoonknows.jpg

 

Con los índices de audiencia por el suelo, Arnold Schwarzenegger ha decidido tirar la toalla y abandonar la conducción del reality show The Apprentice (NBC) que heredó de Donald Trump cuando el magnate se dedicó a la política.

“Me encantó cada segundo de mi trabajo con NBC y [el productor del show] Mark Burnett“, dijo el actor en un comunicado difundido este viernes. “Todo el mundo, desde las celebridades al equipo y hasta el departamento de marketing, son de 10 y volvería con toda seguridad a trabajar de nuevo en un programa que no tenga tantas cargas del pasado”.

 Con esta última apreciación, Schwarzenegger le da en su partida un toque al presidente, quien se burló de la estrella de Hollywood por el descenso en los rátings del show que convirtió al mandatario en una estrella de televisión.

De que los números de la audiencia eran un desastre no hay duda. No superaba los 4 millones de espectadores y su índice de 0.89 en el segmento de menores de 50, el más importante para la publicidad, empalidecía respecto a lo conseguido con Trump al frente, señaló The New York Times.

Por eso el presidente, del que el exgobernador de California es un reconocido crítico, le clavó una daga el mes pasado durante una intervención en el Desayuno Nacional de Oración en Washington D.C.

“Los rátings se hundieron”, dijo en esa ocasión Trump. “Mark [Burnett] nunca volverá a apostar contra Trump. Y quiero rezar por Arnold, si se puede, por los rátings”.

En declaraciones a Empire este viernes, Schwarzenegger -quien no es ajeno a las polémicas atribuyó el fracaso a que el show está vinculado al polémico mandatario. “No es una cuestión del show, porque con todo el mundo con el que me encuentro viene y me dice “me encanta el show”… pero se les quitan las ganas tan pronto como ven el nombre de Trump [que sigue apareciendo como productor]”.

Fuente