Parece que fue ayer cuando disfrutábamos de una bellísima Lorena Rojas en televisión. Su fuerza traspasaba las cámaras y lo sentíamos en cada uno de sus personajes. Aunque han pasado casi tres años de su marcha, todavía es difícil creer que ya no está entre nosotros.

La actriz nos abandonaba a causa de un cáncer hepático que dejaba al mundo de la actuación de luto. Sin embargo, su alegría no se ha ido del todo y permanece más que nunca entre nosotros. Gracias a su hijita Luciana, podemos tenerla presente cada día. Su hermana Mayra Rojas la recordaba con estas palabras en esta emotiva carta entregada por los integrantes del programa televisivo Sale el Sol.

“Sólo quiero decirte que todo aquí está muy bien. Tenemos una hija hermosa que nos ama y que vive una vida muy feliz al lado de sus primos y amigos. Todos los días llevo cada uno de los diez pasos que me pediste”, dice una parte del tierno escrito. “La despierto a besos, le hago cosquillas, le cepillo el cabello mientras le digo que la amo, no olvido nunca mandarle su lunch, estar presente en sus festividades en el día de la Madre, comer con ella, ayudarle a hacer sus tareas, dejarle jugar en el jardín, contarle un cuento antes de dormir y decirle que la mamá que tiene allá arriba la ama más que nada en el mundo”.

Estas son algunas de las hermosas palabras que incluye esa carta a Lorena allá donde esté y que emocionó profundamente a su hermana Mayra, la otra mamá y responsable de la pequeña Luciana. El escrito deja claro que la chiquitina está feliz rodeada de su otra progenitora y sus hijos, considerados hermanos para ella.

A pesar del triste momento que tuvo que pasar al recordarla, Mayra rápidamente recuperó la fuerza que la caracteriza y concluyó afirmando que la vida es así y que hay que aceptarla como viene, si bien sea muy doloroso.

“Al final de todo esto, más allá de nuestras lágrimas, más allá de las ausencias y las pérdidas, es estar consciente que estamos de paso, que estamos solamente por un tiempo corto y que nunca tenemos preparado nada para cuando nos vayamos”, expresó Mayra, de 53 años.

Entre otras cosas, reconoció que aunque hacerse cargo de la pequeña de su hermana implicaba mucha responsabilidad, las satisfacciones han sido y son el doble. “Que hoy la hija de mi hermana me diga mamá, es un regalo de la vida”, dijo al programa mexicano.

Desde People en Español todo nuestro cariño a la familia y a ese ángel al que siempre tenemos presente en nuestros corazones.

Fuente

Loading...