image

 

La hija del actor Paul Walker, quien falleció en un accidente de tráfico en noviembre de 2013, ha presentado una demanda contra la marca de autos deportivos Porsche en la que denuncia que su padre seguiría vivo si la casa alemana hubiera instalado en sus vehículos medidas de seguridad apropiadas.

Los abogados de Meadow Walker, de 16 años, afirman que el Porsche Carrera GT que manejaba Roger Rodas, amigo de su padre, en el momento del suceso “carecía de medidas de seguridad… que hubieran prevenido el accidente o, al menos, permitido a Paul Walker sobrevivir el choque”, según ha podido saber People.

Los asesores legales de Meadow aseguran que pese a “conocer que el Carrera GT tenía una historia de inestabilidad y problemas de control”, la compañía “falló al no instalar un sistema de control de estabilidad electrónico”, el cual dicen está “específicamente diseñado para protegerse de los virajes incontrolados inherentes en vehículos tan hipersensibles como estos”.

Sumados a estos reclamos, los abogados de la hija de Walker afirman que un “defectuoso” cinturón de seguridad mantuvo atrapado al actor en el asiento del coche. Si no hubiese sido por este fallo de diseño, la demanda asegura que Walker podría haber salido del vehículo antes de que comenzase a arder.

En el escrito presentado por los abogados se afirma que el mismo cinturón de seguridad golpeó el torso de Walker rompiéndole las costillas y la pelvis, y por lo tanto atrapándolo en el auto “donde estaba con vida hasta que el vehículo comenzó a arder un minuto y 20 segundos más tarde”.

Incluso el fuego fue causado supuestamente por las defectuosas “líneas de goma”, según la querella, en la que se afirma que de no haber existido todos estos problemas Walker seguiría con vida.

No se conoce todavía la compensación que busca Meadow.

El abogado Jeff Milam dijo a People que Meadow Walker se mostró en un principio muy reticente a presentar esta demanda.

“Es una adolescente quien todavía está lidiando con la tragedia de perder un padre”, añadió Milam. “Valora mucho su privacidad y no hará ningún comentario al respecto. Pedimos a todos que respeten esto”.

Como resumen del caso, Milam dijo que el Porsche Carrera GT es “un coche peligroso, que no debería estar en la calle. Y no deberíamos estar sin Paul Walker y su amigo Roger Rodas”.

Fuente