image

 

Julián Figueroa negó estar internado en una clínica contra las adicciones, pero aceptó que sí está acudiendo a un lugar donde le están ayudando a lidiar con su afición a la bebida.

El hijo de Maribel Guardia y Joan Sebastian comentó: “Estoy en un lugar donde puedo salir y entrar cuando yo quiera. Es un centro donde te ayudan con terapias y otras herramientas, para en mi caso, no recurrir a la bebida como escape a los problemas”.

“No soy alcohólico, pero si seguía como iba, podía caer en esa terrible enfermedad, así que hubo reunión de familia y decidí hacer esto por mi bien y el de todos”.

Julián dijo que la muerte de sus hermanos y la enfermedad de su papá han sido problemas muy fuertes que emocionalmente le han afectado.

Fuente