Salvador-B.-Gautier

La falta de camas de internamiento que afecta al hospital Salvador B. Gautier debido al cierre de muchas de ellas por filtraciones en los techos, obliga a que un paciente tenga que permanecer hasta una semana en el área de emergencia cuando requiere ser ingresado, lo que mantiene hacinado ese servicio.

Mientras el hospital, el principal centro de salud con que cuenta el Instituto Dominicano de Seguros Sociales (IDSS), solo cuenta con un ventilador en su unidad de cuidados intensivos, pese a que tiene capacidad para 14 pacientes.

La falta de equipos también es otra de las limitaciones que le afectan. Desde hace años carece de un tomógrafo, herramienta vital a la hora de tomar decisiones médicas, pese a que cuenta con una residencia médica en imágenes, para la formación de médicos en esta especialidad.

A esto se suma una gran precariedad económica para enfrentar la demanda diaria, ya que aunque su asignación presupuestaria mensual es de 4.7 millones de pesos mensuales, los mismos no son enviados con regularidad, acumulando el hospital una deuda con suplidores que supera los 25 millones de pesos. Los recursos que recauda por venta de servicios a las ARS se quedan en poder del nivel central.

Los detalles de las precariedades por las que atraviesa el Gautier fueron expuestos ayer al director del IDSS, Sabino Báez, por los médicos del centro Yicenia Brito, Walfan Marte Comprés y José Gabriel González, así como representantes de los gremios que inciden en el hospital, encabezados por el presidente de la Agrupación Médica, Rafael Rodríguez Sandoval, durante una reunión sostenida en la oficina del director.

Aunque reconoce las precariedades, la directora del hospital, Emma Bodden, asegura que se hacen esfuerzos para mantenerlo brindando servicios a los más de 500 pacientes que acuden diario allí en busca de atención. Hay servicios que funcionan  muy bien e informó que incluso para el próximo viernes se tiene previsto realizar un trasplante de riñón, con lo que se retoma el programa. El director del IDSS dijo que una de las principales dificultades es que el Consejo Directivo, que es el organismo que toma todas las decisiones en la institución, no se reúne desde hace tres meses debido a que el sector laboral se retiró de los organismos tripartitos.

(+) CONTRALORÍA SUPERVISA
Desde hace varios meses la Contraloría General de la República se encuentra supervisando todos los procesos que se realizan en el IDSS, lo que está limitando el desenvolvimiento de la institución, situación que ha impedido el pago de sueldo a más de 400 trabajadores de limpieza de hospitales y otras áreas, que están por contrato, no por nómina.

Entiende que la situación del Gautier y otros hospitales no es tan caótica como dicen los médicos, ya que el flujo de insumos se mantiene, y señaló que se hacen esfuerzos para lograr mejorar la situación.

Dijo que los recursos del IDSS son limitados, ya que cuenta con un presupuesto de 272 millones de pesos que se destinan al pago de nómina y que de la ARS recibe 40 millones de pesos mensuales.

FUENTE