Trás de un centenar de inmigrantes indocumentados en Los Angeles fueron arrestados en operativos realizados esta semana, anunció la Oficina de Inmigración y Control de Aduanas.

Las operaciones, denominadas “Safe City” (Ciudad Segura) fueron parte de un esfuerzo a nivel nacional que dejaron 498 detenidos de 42 países, informó la agencia federal.

ICE indicó que el esfuerzo de cuatro días se enfocó en ciudades “santuario” donde sus agentes no tienen acceso a cárceles para revisar el estatus migratorio de los reos o donde las autoridades locales no honran los pedidos de retención migratorios.

Además, señala que fueron tras individuos que “han violado las leyes migratorias de Estados Unidos, dando prioridad a aquellos con convicciones criminales, cargos criminales pendientes, pandilleros y sus socios”, así como fugitivos migratorios.

“Jurisdicciones santuario que no honran las retenciones o nos permiten acceso a las cárceles y prisiones están protegiendo a inmigrantes criminales del enjuiciamiento migratorio y creando un imán para la inmigración ilegal”, detalló Tom Homan, Director de ICE. “Como resultado, ICE se ve forzado a dedicar más recursos para realizar arrestos en masa en estas comunidades”.

En total, ICE arrestó a 101 inmigrantes en Los Ángeles, 107 en Philadelphia, 63 en Denver, 45 en Nueva York y 33 en Portland, Oregon, entre otros.

Entre los detenidos en Los Ángeles figura un mexicano y pandillero de “Colonia Chiques” que entró al país ilegalmente. Según ICE, al momento de su arresto, el hombre “golpeó varios carros policiales en un esfuerzo por evadir el arresto”.

Después que lo arrestaron, le encontraron un arma cargada en el bolsillo. El individuo fue entregado a las autoridades locales que lo encausaron por ataque con un arma letal y posesión ilegal de un arma de fuego.

En San Francisco se arrestó a un salvadoreño que entró al país ilegalmente después de ser convicto de sostener relaciones sexuales con una menor de 16 años. Supuestamente fue puesto en libertad antes que ICE asumiera su custodia.

Y en San José, también al norte de California, se detuvo a un mexicano acusado de posesión y compra de drogas, crueldad infantil y otros delitos quien entró al país con una visa y se quedó por más de 10 años después que caducara ese permiso.

De hecho, ICE indicó que 317 de los 498 detenidos en estos operativos tenían convicciones criminales previas.

Fuente