SANTO DOMINGO. Fíjese en la factura del teléfono (también del internet y el telecable) y verá que al valor a la renta del servicio, se le añaden tres impuestos: Impuesto sobre Transferencia de Bienes Industrializados y Servicios (ITBIS); el Impuesto Selectivo al Consumo (ISC) y la Contribución al Desarrollo de las Telecomunicaciones (CDT).

Estos tres impuestos representan un costo adicional del 30% a la factura de los servicios. El ITBIS corresponde al 18%, el selectivo es el 10% y el CDT es un 2%.

A partir de 2012, a los servicios de telecable le asignaron el selectivo, que ya tenía la facturación telefónica e internet. Mientras que el ITBIS subió de un 16 a un 18.

Esto viene a colación tras el conocimiento de un proyecto para colocar una tasa fija que serviría para financiar el Sistema Nacional de Atención a Emergencias y Seguridad 9-1-1.

La iniciativa busca que las prestadoras paguen cero con dos centésimas de dólares de los Estados Unidos de Norteamérica (US$0.02) o su equivalente en pesos dominicanos, según la tasa establecida por el Banco Central de la República Dominicana, “al día de la realización de la llamada, por cada minuto de tráfico de voz internacional entrante que termine en sus redes o transitada a las redes de otras Prestadoras de Servicios de Telecomunicaciones”. También “un monto fijo de US$0.0025 dólares al día de la recepción del mensaje, por cada mensaje de texto (SMS) internacional entrante que termine en sus redes”.

De acuerdo con expertos, los impuestos a las telecomunicaciones en el país son de los más altos de la región. El informe de la Cepal indica: “Estado de la banda ancha en América Latina y el Caribe 2016”, coloca al país por debajo de la región en acceso a banda ancha, y mucho se le puede achacar al costo.

En materia de asequilibidad, la República Dominicana se mantiene entre los países con poca penetración de la banda ancha fija, con un 5% a un 15% de la población para 2015. Mientras que la banda ancha móvil se mantiene por debajo del 50% de la población, solo por encima de Haití, Honduras y Guyana Francesa.

En marzo del año 2017, de los 10 millones de líneas telefónicas, el 66% correspondía a móviles de prepago. Mientras, se estima que en el país existen unos 6,185,564 cuentas con internet.